martes, julio 13, 2010

Los momentos más delirantes de la historia de los mundiales

Con esto de la euforia del triunfo, retomo una idea que tenía para hacer durante el Mundial pero que no he tenido tiempo de desarrollar hasta una vez acabado. ¡Espero que lo disfrutéis!

10. A LEÓNIDAS SE LE ROMPE UNA BOTA
Brasil-Polonia, Francia 1938
El primer gran delantero brasileño de la historia, inventor de la bicicleta y el primero en realizar una chilena en Europa, demostró su clase en el Mundial de 1938 proclamándose máximo goleador. En el primer partido de aquel campeonato ya deslumbró marcando tres goles y llevando a su equipo a una trabajadísima victoria 6-5 sobre Polonia, sobre un campo embarradísimo. En dicho partido se le rompió una bota y, en vez de esperar junto al banquillo mientras se la cosían, decidió quitarse la otra bota y, aprovechando que el barro cubría las piernas de los jugadores e impedía percatarse de ello, jugar descalzo. Algo de lo que el árbitro no se percató hasta después de que el delantero hubiera anotado un gol. Fue obligado a calzarse de nuevo, pero el tanto subió al marcador.

9. LA SELECCIÓN RUMANA SE CORTA EL PELO
Rumanía-Colombia, Francia 1998


No sabemos a quién se le ocurrió la idea, pero la imagen de los seleccionados rumanos con sus cabellos perfectamente conjuntados fue un shock. Si ya en su debut impactaron debiendo jugar con su segunda equipación roja ante Colombia, cuando tuvieron que jugar con su habitual equipación amarilla directamente hacían daño a la vista.

8. EL LOCO QUIROGA COMETE UNA FALTA
Polonia-Perú, Argentina 1978


¿Higuita? ¡Un aficionado! Si ha habido un portero que mereciera el honor de ser considerado el rey de las salidas ése es el peruano Quiroga. Probablemente el único portero del mundo amonestado por salir a cometer una falta... hasta la mitad del campo contrario.

7. A CAMACHO LE ABANDONA EL DESODORANTE
Corea del Sur-España, Corea 2002
Seleccionadores españoles. Siempre marcando tendencias estéticas.

6. EL PÚBLICO ES ESTAFADO
Alemania-Austria, España 1982


Argelia se había erigido en una de las revelaciones del Mundial con su victoria en el primer partido ante Alemania, pero después había caído ante Austria. En el último partido del grupo, Alemania necesitaba ganar, pero un empate la dejaba fuera. Austria, por su parte, quedaba eliminada por diferencia de goles si caía derrotada por dos tantos. Una victoria alemana por un gol era el único resultado que clasificaba a ambos eliminando a Argelia. ¿Adivináis cuál fue el resultado? Bueno, pues al público no le gustó nada aquel amaño. Aquellos cánticos de "que se besen, que se besen" han pasado al imaginario popular.

5. DEMARCUS BEASLEY HACE AGUAS
EEUU-Mexico, Corea 2002


Suponemos que Beasley había bebido demasiado. Suponemos que no se quería perder nada del partido. Suponemos que no se le ocurrió que en campeonatos del más alto nivel internacional como son los Mundiales siempre hay cámaras enfocando.

4. JOSIP SIMUNIC ES EXPULSADO
Australia-Croacia, Alemania 2006


Graham Poll estaba considerado el mejor árbitro del mundo en ese momento, y se daba por hecho que, salvo que Inglaterra sorprendiese y se colara en ella, arbitraría la final. Pero se le cruzaron los cables. En el minuto 90 de este igualado partido de la primera fase mostraba al croata Josip Simunic su segunda tarjeta amarilla pero se olvidaba de mostrarle la roja y expulsarle, algo de lo que no se daría cuenta hasta tres minutos después, cuando tuvo que mostrar al mismo jugador su tercera tarjeta. Un apoteósico "tierra trágame" que le llevó a abandonar el arbitraje internacional.

3. EL ÁRBITRO PITA EL FINAL DEL PARTIDO
Brasil-Suecia, Argentina 1978


Todos los árbitros señalan en algún momento el final del partido, de otro modo los encuentros serían eternos. Y aunque lo habitual es añadir algunos minutos para compensar el tiempo perdido cuando está el juego parado, hay árbitros que deciden no hacerlo. Incluso hay árbitros que se atreven a señalar el final interrumpiendo una ocasión manifiesta de gol. Pero es difícil de superar al árbitro galés Clive Thomas, que decide anular un gol a Brasil porque lo había marcado ocho segundos después del minuto 45.

2. MWEPU ILUNGA SACA UNA FALTA
Brasil-Zaire, Alemania 1974


Una de las jugadas más divertidas de la historia del fútbol. Hasta el propio Ilunga se ha reído de sí mismo. En realidad, tenía una cierta explicación. Una vez en Alemania, los jugadores zaireños descubrieron que no iban a ser pagados por su federación. Además, tras perder el partido anterior por 9-0 ante Yugoslavia el dictador Mobutu había mandado a sus hombres al hotel amenazando a los jugadores de que no volverían a casa si perdían por más de tres en el último partido ante Brasil, y en ese momento ya iban 3-0. Frustrado, Ilunga trató de provocar su expulsión a modo de protesta, pero el árbitro sólo le mostró tarjeta amarilla. Al final ya no se movió el marcador y pudieron volver a casa, aunque el regreso no debió ser muy plácido: el fútbol zaireño pasó de dominar el fútbol africano a sumirse en una crisis de la que todavía no se han recuperado.

1. EL EMIR DE KUWAIT ANULA UN GOL
Francia-Kuwait, España 1982


Bueno, en realidad era el hermano del emir de Kuwait, pero, en cualquier caso, ¡a ver qué guardia civil o qué árbitro se atrevía a provocar un incidente diplomático con un dirigente extranjero de tan alto rango! Sin duda el momento más delirante de la historia de los mundiales.

3 comentarios:

Jake dijo...

Gran post.

Quiero pensar que los españoles hemos evolucionado un poquito y ya no dejaríamos pasar al Emir así como así... o quizás sí.

Anónimo dijo...

no me gusta el fútbol Queco, pero he disfrutado como un enano de tu articulo

Guillermo Flascinder

Ariana dijo...

Hola!!

Mi nombre es Ariana, soy administradora de un par de webs, visité tu portal y está interesante, tienes temas muy buenos y el diseño me gusta. Me encantaría poner un link o baner de tu web en mis sitios y así mis visitas puedan visitarlo también. si estás de acuerdo no dudes en escribirme

Éxitos con tu Web.

Ariana del Pozo
cinedeariana@gmail.com