miércoles, octubre 22, 2008

Mis villanos favoritos

Hace unos meses, en una de sus desenfrenadas celebraciones colectivas dominicales, los amigos del Top 5 a las 5 escogían cada uno de ellos sus cinco villanos favoritos. A la vista de sus elecciones yo me mostré un tanto en desacuerdo porque me parecía que, como suele pasar en demasiadas listas, habían primado los personajes actuales en perjuicio de algunas figuras clásicas que merecían un mayor reconocimiento. Forfy (ahora mismo con el blog en pausa) me retó a hacer mi propia lista. Y finalmente me he decidido a hacerla... de acuerdo, me ha costado lo mío, pero, caray, es que había donde escoger. Y dado que me ha costado tanto acabarla, qué mejor que esta lista para regresar tras varias semanas sin actualizar el blog.
En fín, pues aquí van... mis villanos favoritos:
5. CONDE DRÁCULA
Creado por Bram Stoker en 1897, Dracula encarnaría el prototipo del villano sobrenatural de poderes y capacidades demoníacas, cuyas especiales características son a la vez su fuerza y su debilidad, su medio y su motivación. Inteligente y amoral, descendiente nada menos que de Atila el Huno, guerrero despiadado que defendió Valaquia de los turcos y que, algunos siglos después, trama un plan para la dominación del mundo comenzando por la que es, en esas fechas, la capital del imperio más poderoso: Londres. Aunque luego Coppola tratara de convertirlo en un villano trágico romántico.
...pero también podría haber citado a... el Hombre Invisible, el peligro que nadie ve venir; Mr. Hyde, el monstruo interior que todos llevamos dentro; Freddy Krueger, porque no se puede estar seguro ni en sueños; la Malvada Bruja del Oeste, temible y poderosa pero con un punto débil; y, en general, toda una numerosa colección de seres y criaturas con capacidaes sobrehumanas y malas intenciones que han recorrido desde los tradicionales cuentos de hadas hasta el cine de terror contemporáneo, sin olvidarnos de los cómics de superhéroes.

4. JACK EL DESTRIPADOR
Prototipo del psicópata que mata por placer, del asesino en serie que juega a cometer su crímenes sin que le atrape la policía. Aunque sus crímenes fueron reales, resulta difícil discernir dónde acaba el personaje histórico y dónde empieza el mito. A fin de cuentas poco se sabe en realidad del autor de los crímenes de Whitechapel, sin embargo la imagen icónica que de él se creó, primero a través de la naciente prensa amarilla y posteriormente a través de la ficción, probablemente ha sido la medida de todos los asesinos en serie, reales o ficticios, de los siglos posteriores. De su medida como mito da fe la gran cantidad de historias de ficción que han utilizado el personaje, en las que éste se ha erigido como el psicópata definitivo o incluso, como en From hell, en el creador del espíritu del siglo XX.
...pero también podría haber citado a... Hannibal Lecter, psicópata carismático de refinada educación y peculiares gustos culinarios; Norman Bates, un tipo dominado por su madre; el Joker, un amante del caos con un muy retorcido sentido del humor; John Doe de Seven, un iluminado con un plan; y toda una lista de psicópatas que van desde Patrick Bateman hasta Johnny The Homicidal Maniac, sin olvidarnos de Jigsaw, Dexter Morgan, Scorpio o esa maravillosa terna japonesa que forman Johan Liebert, Kira y Amigo.
3. RUPERT DE HENTZAU
Creado por Anthony Hope en su exitosa novela de 1894 El prisionero de Zenda, en principio no era más que un sicario, la mano derecha del conspirador Duque de Strelsau que trata de arrebatarle el trono al príncipe Rudolf del ficticio país de Ruritania; pero un vistazo más atento daría a entender que él era probablemente el cerebro. Inteligente, cínico, práctico y sin escrúpulos, no duda en proponerle una alianza al héroe para traicionar juntos a sus respectivos superiores (que éste es demasiado noble para aceptar), en tirarle los tejos a la novia de su jefe, e incluso en acabar asesinando a éste. Capaz y preparado, mejor formado y de clase más alta que el héroe, Rupert de Hentzau es el villano con carisma que todos querrían llegar a ser, capaz de robarle el protagonismo a los verdaderos héroes (incluso a su teórico jefe), pero, al mismo tiempo, un personaje atormentado por un drama: no poder conseguir aquello que en realidad más desea; en su caso, el amor de la bella Antoinette de Mauban, novia de su jefe, que ésta utilizará para sus propios fines y que conducirá a la desgracia de los tres. El éxito del personaje fue tal que no sólo no moriría en el duelo final con el heróico Rassendyll, sino que escaparía y daría su nombre a la menos inspirada secuela, publicada en 1898.
...pero también podría haber citado a... Yago, un hombre honesto que, relegado de la confianza del general Otelo, teje su venganza a través de una vasta red de mentiras; Hans Gruber, educado, culto, elegante e hijo de puta sin escrúpulos que se erige en el nuevo prototipo de vilano moderno para el nuevo prototipo de héroe moderno que establece John McClane; Alec Trevelyan, el único enemigo que realmente ha sido capaz de enfrentarse a 007 de igual a igual, quizá porque había sido 006; Darth Vader, el caballero Jedi que cayó en el Lado Oscuro; Gólgota, el villano que domina el mundo en Empire, un conquistador sin piedad pero un hombre destrozado por un drama dentro de su armadura.
2. MILADY DE WINTER
Aunque la iconografía de la femme fatale ha quedado para siempre ligada al género negro, nunca ha habido ninguna capaz de superar a esta fría y despiadada manipuladora, devoradora de hombres, viuda negra, espía y asesina a sueldo. Creada por Dumas en 1844 como némesis de sus "heróicos" mosqueteros, alcanza su mayor hito al conseguir llevar a cabo el asesinato que le ha sido encargado desde una celda en la que ha sido confinada. Es un enemigo tan capaz que los teóricos héroes deben recurrir finalmente a ejecutarla a sangre fría apartándose igualmente ellos mismos de la ética, conscientes de que si le dieran una oportunidad seguramente sería ella la que los aniquilara sin dudarlo. La matan, pero no la vencen. Y lo saben.
...pero también podría haber citado a... Morgana Le Fay, mujer fatal pionera que llevó a la ruina al rey Arturo y al poderoso Merlín; Catwoman, la gran femmes fatale de los cómics de superhéroes, aunque tampoco podemos olvidar a otras como Mística o la Viuda Negra; Mandy, la letal asesina de 24; Xenia Onatopp y una buena parte de las chicas Bond; y, por supuesto, todas las mujeres fatales del género negro, desde Phyllis Dietrichson hasta Bridget Gregory.
1. PROFESOR JAMES MORIARTY
El Napoleón del Crimen, la Némesis definitiva del detective definitivo que era Sherlock Holmes. Creado por Conan Doyle en 1893 para convertirse en el último y definitivo enemigo de Holmes, así como la excusa perfecta para matar al personaje, casi toda recreación posterior de las aventuras del detective de Baker Street ha recurrido a él como villano, con retratos no siempre cercanos a la descripción del autor, pero es que su nombre se ha convertido en un icono a la altura del de su rival. Puedo prometer que su aparición antológica en la última página del cuarto número de La Liga de los Caballeros Extraordinarios me provocó una emoción que todavía no he alcanzado ni con los mejores cliffhangers de Lost, que ya es decir.
...pero también podría haber citado a... Fu Manchú, su réplica china, y el trasunto de éste en el universo de Batman, Ra's al Ghul; Ernst Stavro Blofeld, acariciador de gatos y conspirador internacional; Lex Luthor, un genio del crimen actualizado al mundo corporativo de la actualidad; Kayser Sozé, que hizo creer a todos que no existía mientras manejaba los hilos; Amigo, un psicópata calculador capaz de conquistar el mundo aunque sólo sea para poder darse el gusto de destruírlo.

...y fuera de categoría, pero imprescindible en la lista...
0. EL DIABLO
La más tradicional personificación mítica del Mal Absoluto ha sido representado de muy diferentes maneras a lo largo de la historia por muy diferentes autores, y, de hecho, es muy probable que se incorporase a la tradición cristiana procedente de antiguos cultos paganos; usuario de muy diferentes caras, formas y nombres, probablemente haya sido representado con formas muy similares a todos y cada uno de los prototipos malvados que en esta lista han sido representados. Amoral, manipulador y cruel, fue el favorito de Dios y se rebeló contra él (de los autores dependen los motivos de este enfrentamiento, que en diversas obras han ido desde el golpe de Estado incitado por la soberbia hasta el deseo de una revolución igualitaria), cayendo en desgracia. En el último siglo se ha hecho una relectura del personaje humanizándolo, convirtiéndolo en una especie de villano trágico, en oposición al anquilosado establishment inmovilista que representa Dios.
...pero también podría haber citado a... Loki, el traicionero, cobarde y tramposo medio hermano de Odín; N'yarlathotep, el despiadado dios primordial creado por H.P. Lovecraft; y, en general, cualquiera de las otras miles de personificaciones del mal que los diferentes mitos, cultos y religiones del mundo han creado.