miércoles, febrero 03, 2016

Los Amanticos

Bueno, pues ya está en imprenta. En dos semanas está a la venta Los Amanticos. El huevo de dragón.

Una apasionante aventura para todos los públicos con guión mío y dibujos del gran Daniel Foronda, con la colaboración al color de Diego Burdío y Ana Albares, y editado por GP Ediciones.

No os lo perdáis porque nos ha quedado muy bien.

miércoles, enero 13, 2016

Resumen del 2015: Comics del año

Y por fín ya está aquí la tercera entrega de mi tradicional resumen del año, en esta ocasión dedicada a desvelar cuáles han sido mis tebeos favoritos del 2015. Como de costumbre, además de lo complicado que resulta ya de por sí realizar una lista tan subjetiva, parto de criterios un tanto extraños y mezclo tanto obras aparecidas este año en su país de origen que he podido leer como obras que sólo he podido descubrir cuando se han publicado en España. Esto hace que, por ejemplo, uno de los comics más (justamente) alabados de los editados este año en nuestro país, el muy recomendable Chapuzas de amor de Jaime Hernández, no se encuentre en la lista, dado que yo me lo leí cuando fue publicado originalmente en América, y por cierto que ya le di el primer puesto de la lista de lo mejor de 2011. Sigue siendo una maravilla y por ello lo vuelvo a recomendar.
Y en fin, sin más dilación, vamos al asunto. Otras (muchas) recomendaciones y opiniones, si estáis interesados, después de la lista, en el ya habitual apartado de menciones especiales.

15. CARROÑERO, de Ricardo Vilbor y Vicente Montalbá

Una de las sorpresas agradables del cómic español del año. La historia de Khanis Fhou, que fue una vez un gran guerrero y que lo perdió todo, y que ahora es tan sólo un ladrón vagabundo sin creencias ni ataduras que se ve obligado contra su voluntad a involucrarse en una guerra que en principio poco le importa y de la que únicamente desea escaparse con el botín. Un tratado amargo y desencantado sobre el heroísmo y la derrota.

14. RITUALES, de Álvaro Ortiz

Un caleidoscopio de historias cruzadas a lo largo de varias épocas y lugares del mundo, con una trama central que vertebra el relato en torno a unos jóvenes que viven en Barcelona y al misterio que envuelve el piso de debajo del suyo, en el que nunca ven entrar a nadie. Con un estilo ya consolidado y cada vez mayor confianza como guionista, Ortiz, como Stanislaw Lem en muchas de sus novelas, plantea enigmas que intrigan y obsesionan pero que no siempre llegan a resolverse. Una lectura que atrapa al lector desde el principio y con muchas más ideas interesantes por página de lo que es habitual.

13. PREZ, de Mark Russell y Ben Caldwell

¿Quién hubiera dicho que el reboot de un viejo título de DC de 1973 iba a convertirse en uno de mis placeres culpables del año? La historia original presentaba a un adolescente siendo sorprendentemente elegido presidente de los Estados Unidos y enfrentado a los problemas del país y a un poderoso jefe corporativo llamado Boss Smiley. La serie duró tan solo cuatro números, pero el personaje aparecería posteriormente en otras varias series de la editorial, siendo la más recordada la versión que de su historia daría Neil Gaiman en 1993 en un número de Sandman. Siendo éste otro momento de crisis y con la honestidad de los políticos puesta en tela de juicio, no extraña que DC decidiera relanzar el título, esta vez situándolo en un desquiciado año 2036 donde la opinión pública está dominada por las redes sociales, y en la que la adolescente Beth Ross es elegida presidenta de modo rocambolesco después de convertirse en una celebridad de internet gracias a un video en que fríe accidentalmente su pelo. El resultado está siendo uno de los títulos más delirantemente divertidos del mercado, una sátira de la política y el modo en que los poderes económicos controlan a la sociedad que no deja títere con cabeza. Muy disfrutable.

12. THE FADE OUT, de Ed Brubaker y Sean Phillips

Tras demostrar con Fatale que también podían tener éxito con sus historias en Image, Brubaker y Philips lograron sacarle a esta editorial un contrato sin precedentes de cinco años con libertad creativa total, y para empezar los autores de Criminal han regresado al género negro que tan bien dominan, esta vez con la historia del asesinato de una joven actriz en el que se ve involucrado un guionista atormentado. Una mirada desencantada al lado oscuro del Hollywood clásico, el de la caza de brujas y los estudios tapando los escándalos de sus estrellas.

11. RALPH AZHAM, de Lewis Trondheim

Reconozco que soy muy fan de Lewis Trondheim y que estoy dispuesto a recomendar casi cualquier obra que saca, pero no termino de entender por qué esta serie no está teniendo el eco que sí tuvo en su día La mazmorra, porque, si bien no sorprende tanto, tampoco desmerece. El descreído protagonista ha pasado en unos pocos volúmenes de ser el paria de un pequeño pueblo de las montañas a convertirse, más bien a su pesar y obligado por las circunstancias, en un héroe enfrentado a un señor malvado y poderoso. De momento se han publicado en España solo cuatro de los ocho tomos aparecidos en Francia, y por lo visto hasta ahora la serie sigue creciendo. Muy recomendable.

10. BALAS PERDIDAS, de David Lapham

Al regreso de la serie en 2014 Lapham decidió estructurar las nuevas entregas como una colección de miniseries sucesivas, cada una con un arco argumental más o menos continuo. Este año nos ha estado entregando el segundo de ellos, "Sunshine and roses", el más largo de toda la serie hasta ahora. En vez de continuar avanzando con la historia de Virginia Applejack, Lapham ha retrocedido hasta uno de los huecos más llamativos que había dejado en sus primeros números para contarnos el famoso golpe que dieron Beth y Orson para robarle a un jefe de la droga de la Costa Este su novia y un maletín lleno de droga, al que tantas veces se había hecho referencia en los primeros años de la serie y que tanta importancia y repercusiones tendría en el devenir de los personajes. Lapham se lo toma con calma, sin precipitarse, y la sensación que le dejan al lector los planes de un par de aficionados tratando de conspirar contra asesinos profesionales es la de estar asistiendo al descarrilamiento anunciado e inevitable de un tren cuyos maquinistas saben perfectamente que se encaminan al desastre pero no pueden detenerse. Uno de los mejores autores del género negro actual mostrando que está en su mejor momento.

9. LAST MAN, de Balak, Sanlaville y Vivès

El manga made in France que ya nos sorprendió gratamente en 2014 sigue siendo uno de los mejores y más entretenidos cómics que hay ahora mismo en el mercado. Este año sus lectores pudimos asistir perplejos a un tremendo cambio de rumbo en el que una obra que había empezado centrada (durante tomo y medio) en un torneo de lucha ampliaba bruscamente sus escenarios y su trasfondo permitiéndonos descubrir poco a poco el universo creado por sus tres autores pasando el testigo del protagonismo del duro y misterioso luchador Richard Aldana a la dulce pastelera Marianne Velba, que resulta estar igualmente llena de secretos. Imprescindible.

8. LA BALADA DEL NORTE, de Alfonso Zapico

Zapico ha crecido en la cuenca minera asturiana y por eso la historia de la revolución de octubre de 1934 le toca muy de cerca. Quizá por ello en esta obra, además de su habitual buen hacer narrativo y cuidada ambientación histórica, trasmite una mayor implicación emocional; o quizá sea sencillamente que los hechos que narra nos resultan más cercanos y, dadas las circunstancias socioeconómicas actuales, de gran actualidad. En cualquier caso, todo suma para hacer de esta obra, de la que hasta ahora sólo ha visto la luz un primer tomo, la mejor de su autor hasta la fecha, que no es poco decir de alguien con un Premio Nacional del Cómic ya en las alforjas.

7. AQUÍ, de Richard McGuire

McGuire entró en el mundo del cómic como un elefante en una cacharrería en 1989 con Here, una historieta experimental de seis páginas incluída en la revista Raw que se convertiría en una de las obras más originales, aclamadas e influyentes del cómic alternativo de las últimas décadas. Pese a su éxito el inquieto McGuire apenas se ha acercado al noveno arte en los años siguientes, ejerciendo como ilustrador, diseñador gráfico, escritor de cuentos infantiles y músico, entre otras cosas. Hasta que 25 años después ha afrontado el reto de ampliar aquella impactante historieta original para convertirla en una novela gráfica de 300 páginas. La premisa sigue siendo la misma: la historia de una habitación a través de saltos cronológicos, como si el autor hubiera dejado una cámara fija en un rincón, aunque la historia rebasa la de la misma habitación y también se muestran sucesos acontecidos en el mismo lugar en épocas anteriores y posteriores a la misma existencia de la casa en que se halla. Un viaje fascinante y una idea que sigue siendo fresca y totalmente diferente a todo lo demás.

6. WYTCHES, de Scott Snyder y Jock

Una niña traumatizada por un extraño incidente (una chica que abusaba de ella fue devorada por un árbol ante sus propios ojos, ahora nadie la cree y además la gente piensa que quizá ella la mató) tiene que enfrentarse a unas extrañas criaturas que habitan el bosque y a las que los vecinos a veces hacen sacrificios para que les concedan sus deseos, y que parecen tener un interés especial en ella. Una historia de terror y relaciones familiares que puede ser lo mejor y más redondo que Snyder ha escrito nunca. En vista del éxito va a tener continuidad; esperemos que eso no estropee lo que en principio era una miniserie estupenda y bien cerrada.

5. ¡GARCÍA!, de Santiago García y Luis Bustos

Un héroe español de los años 50, que responde al nombre de García pero asume la iconografía de Roberto Alcázar, despierta en el presente tras haber pasado sesenta años en una especie de suspensión criogénica, y, aunque no termina de comprender del todo el mundo actual se dispone a ayudar a resolver una crisis grave que acecha el país en vísperas de unas elecciones y que podría incluso desencadenar una nueva guerra civil. Por desgracia para García, el mundo de hoy es mucho más complicado de lo que él, personaje habituado a las batallas maniqueas entre buenos y malos y a la autoridad indiscutible de la antigua dictadura, está acostumbrado a manejar. Inteligente lectura del presente de nuestro país a base de la recuperación de mitos de otra época, sus autores están en esta obra especialmente inspirados, y el único pero que se le puede poner es lo larga que se nos va a hacer la espera hasta que aparezca su segunda entrega.

4. BABEL, de Santiago Valenzuela

La larga trayectoria del Capitán Torrezno alcanza en este tomo una de sus cimas, si no su cota más alta hasta ahora, con esa mezcla sorprendente de idiosincrasia española y Hazañas Bélicas marca de la casa, derrochando imaginación hasta en detalles mínimos, y culminando con un tramo final digno de Juego de Tronos y un descacharrante epílogo. Si la serie ya era más que recomendable, calidad refrendada por un Premio Nacional del Cómic, después de esto se ha convertido directamente en imprescindible. Una pena que sea casi inaccesible para aquellos que no estén ya siguiendo la saga.

3. ALMÓNDIGAS DEL ESPACIO, de Craig Thompson

Tras uno de los más horrendos títulos que han llegado últimamente a las estanterías se esconde el resultado del sorprendente giro de Craig Thompson que, al menos por esta vez, ha decidido abandonar la temática más seria y adulta para llevar a cabo un tebeo infantil. O, mejor dicho, para todos los públicos. Porque puede que la odisea de una niña en busca de su padre en medio de un espacio anegado por basura y excrementos de ballena sea una gran lectura para un niño, pero Thompson no deja de incluir en la obra reflexiones sobre la familia y el medio ambiente que apelan a un lector más adulto. La historia funciona como un tiro, creando un universo personal interesantísimo, y el dibujo muestra toda la maestría del autor. La obra más accesible de Thompson y también la más disfrutable.

2. PRECIOSA OSCURIDAD, de Fabian Vehlmann y Kerascoët

Publicada originalmente en Francia en 2009, en esta obra se parte de un hecho traumático para presentarnos el progresivo desmoronamiento de un grupo de personajes de cuento de hadas, surgidos (literalmente) de la mente de una niña, cuando se ven obligados a enfrentarse a una experiencia desconocida que pondrá en cuestión tanto su capacidad de supervivencia como su convivencia como grupo. Una obra oscura y terrible, pero tremendamente fascinante.

1. THE WICKED + THE DIVINE, de Keith Gillen y Jamie McKelvie

El año pasado tuvo ya un excelente comienzo, aunque finalmente fue mi último descarte a la hora de hacer la lista (un oficioso número 16). Desde entonces no ha hecho mas que crecer en emoción e intensidad, con un segundo arco que acaba dejándote en estado de shock y un tercer arco en el que aprovechan la colaboración de otros autores (McKelvie se dedicó en ese tiempo a dibujar el tercer volumen de la también estupenda Phonogram, la otra serie que hace junto a Gillen) para prestarse a experimentos formales inesperados pero tan efectivos que han dado lugar a algunos de los mejores números del año. Ahora mismo esta serie sobre dioses reencarnados en la Tierra en el cuerpo de doce jóvenes condenados a morir en dos años es la serie más cautivadora y brillantemente imprevisible del mercado. Parece que por fin la van a publicar en España en el 2016.

MENCIONES ESPECIALES:
De un tiempo a esta parte estoy descubriendo tantas obras buenas que esta sección acaba teniendo casi más cuerpo que la propia lista. Aunque este año no he leído tanto como el anterior, y además mis propias preferencias me limitan, todavía tengo más títulos que destacar.

En América las dos grandes siguen a lo suyo con sus franquicias millonarias, con mejores resultados en Marvel que en DC a tenor de lo que dicen los críticos, aunque debo reconocer mi desconocimiento y mi desinterés por los universos superheróicos de ambas editoriales (si bien reconozco que puedo disfrutar como el que más si sus tebeos caen en mis manos, no termino de decidirme a sumergirme en ellos). De Marvel parece que los críticos siguen prendados de Ms. Marvel y ahora están fascinados con The Unbeatable Squirrel Girl, además ahora han sumado a su universo superheróico el de Star Wars, que parece estar teniendo también buena acogida. DC, por su parte, mantiene el pulso sin tanto aplauso mediático a la espera de ver si este año sus películas pueden crear la espectación del universo fílmico que ha creado su rival. Además ha metido un título en mi lista y suma puntos por tener la línea Vertigo, en la que han seguido publicando obras de nivel: solo por Sandman: Overture y la estupenda Astro City ya se merecerían el reconocimiento, además este año se ha cerrado uno de los grandes títulos de la línea, Fables, y han aparecido bastantes nuevos títulos de los que mis favoritos personales son Effigy y Unfollow.

Pero por supuesto la editorial que está en su mejor momento, y ya no parece que nadie le discuta el honor de ser la tercera grande, es Image. Además de los cuatro títulos que he metido ya en la lista, hay que recordar que siguen publicando superventas como Los muertos vivientes o Invencible y algunas de mis series favoritas, como Lazarus, Morning glories, Saga o Southern bastards. Por no hablar de series como The Autumnlands, Big man plans, Birthright, Bitch Planet, Black Magick, Chew, Chrononauts, Copperhead, Deadly class, Death Vigil, Descender, Dream Police, The dying and the dead, East of West, The Empty, The Fuse, Huck, I hate Fairyland, Injection, Invisible republic, Jupiter's legacy y su hermana Jupiter's circle, Kaptara, Limbo, Low, The Manhattan projects, The Mantle, The Mice Templar, Nailbiter, No mercy, Outcast, Paper girls, Postal, Plutona, Pretty deadly, Rat Queens, Red One, Revival, Reyn, Roche limit, Rocket Girl, Rumble, Secret identities, Sex, Sex criminals, Shutter, Sidekick, Southern Cross, Starve, They're not like us, Thief of thieves, Trees, Velvet, Wayward, We stand on guard, Wolf o Zero. No, os aseguro que no he puesto todas, esto es sólo una selección.

Dark Horse ha recibido un duro (aunque esperado) golpe al perder una de sus franquicias más rentables, Star Wars, pero ha reaccionado siguiendo la fórmula de Image y dando salida a muchas nuevas series propiedad de sus autores: Ei8ht, Fight club 2 (con el propio Chuck Palahniuk encargándose de la historia), Harrow County, Mystery Girl, Past Aways, Paybacks, Power Cubed, This damned band, Lady Killer o The Ghost Fleet, sumándose a títulos ya conocidos como los del universo Hellboy, Usagi Yojimbo, Mind MGMT, Empowered o Groo (la miniserie que está publicándose actualmente, Friends & Foes, es una de las mejores de su larga trayectoria), sin olvidar el divertidísimo punto final que Evan Dorkin ha puesto a su The Eltingville Club.

De las demás, Valiant sigue consolidando el tercer universo cohesionado más importante del cómic americano, con los derechos de varias series para cine y TV ya vendidos. Archie Comics han decidido hacer como las dos grandes y rebootear su universo pensando en los nuevos lectores, reiniciando sus cabeceras de Archie y Jughead y obteniendo un sorprendente éxito de crítica; quizá por ello han descuidado un poco otras cabeceras que también estaban bastante interesantes, como Afterlife with Archie, en la que Archie se enfrenta a zombies, y que ha seguido a gran nivel pero sólo ha publicado dos nuevos números en todo el año. Por su parte, la emergente Boom! Studios ha tenido también un gran año con títulos como ClusterJohn Flood, Lantern City, Rowan's Ruin, Strange Fruit, UFOlogy o The fiction, miniserie ilustrada por David Rubín, aunque quizá los dos títulos más llamativos sean la cada vez más consolidada Lumberjanes y la divertida Giant days, que es una de mis debilidades y a punto he estado de meterla en la lista.

Y, por cerrar el repaso al mercado americano, Oni Press está destacándose con series interesantes como Letter 44, Stumptown, The bunker o Princess Ugg; Avatar ha publicado series como Mercury Heat o Providence, lo último de Alan Moore; la joven editorial Black Mask ha publicado una de las sorpresas del año, el cruce entre drama adolescente indie y serie de superhéroes We can never go home; en Monkeybrain se cerró el thriller High crimes; Terry Moore sigue a lo suyo con Rachel rising; Scott McCloud publicó su novela gráfica El escultor; también apareció La caída de la casa West, la segunda parte de la precuela de Battling Boy de la que se ha encargado David Rubín; y también me gustó mucho un cómic autoeditado vía Kickstarter llamado Paradox girl, creo que ahora mismo tiene abierto el crowdfunding para su segundo número.

De cómic europeo la verdad es que no he leído demasiado este año. Ha salido en España el primero de los dos volúmenes con que Trondheim, Sfar y sus cómplices pusieron fin a La mazmorra, pero lo que más he estado disfrutando ha sido la recuperación de clásicos que está haciendo Dolmen: Johan y Pirluit, Casacas Azules... Me han recomendado mucho El árabe del futuro de Riad Sattouf, pero no he podido leerlo (aun así lo apunto para recordarme a mí mismo que le eche un vistazo). Me gustó el Spirou ambientado en la ocupación nazi de Bélgica de El botones de verde caqui, aunque no llega al nivel de su referente Diario de un ingenuo. En cuanto al último de Astérix, digamos que Ferri y Conrad cumplen, sin llegar a la excelencia de cuando aún era Goscinny el que escribía, pero al menos sin caer en la vergüenza ajena de los últimos de Uderzo en solitario.
En cuanto a manga, aparte de series imprescindibles como Detective Conan o Billy Bat, también he leído poco. Lo que más me ha gustado de lo poco que he leído ha sido Solanin, pero no puede entrar en lista porque se publicó en 2014. Aun así aprovecho para recomendarla.

En el apartado de los cómics que se pueden ver por internet, también este año he estado leyendo menos. Sigo enganchado a esa genialidad que es The Hip Hop family tree, pero Homestuck ha vuelto a quedar en pausa mientras su creador se dedica a un videojuego basado en su universo, y mi favorito Subnormality ya apenas actualiza (sólo tres historias este año, aunque pequeñas perlas como Message 652 garantizan que vaya a seguir atento mucho tiempo en espera de nuevas entregas).
Así que lo que más he seguido este año ha sido Eh, tío, que me parece una gran serie que poco a poco se ha creado un universo muy personal. Tabién he seguido Masquemascotas y Caniculadas, que tuvo una temporada bastante brillante aunque ahora parece que han puesto punto final.
Y por supuesto ahí está Panel Syndicate, esa pequeña editorial de cómics digitales en que Brian K. Vaughan, Marcos Martín y Muntsa Vicente cerraron The private eye con un Eisner y un Harvey en la mochila (ahora han empezado Barrier) y Albert Monteys sigue desatado con Universo!. arece que no les va mal.

De cómic español, pues además de las obras que he metido en lista, hay unas cuantas a destacar. Paco Roca siempre merece un vistazo, aunque La casa me ha dejado más frío que sus obras anteriores; eso sí, viendo las reacciones debo haber sido el único al que le ha pasado, así que tomad nota y juzgad vosotros. También muy alabados han sido El mundo a tus pies de Nadar y Lo que (me) está pasando de Brieva, autores con los que nunca he terminado de conectar, aunque en estas obras ha habido partes que me han gustado bastante. Sento se autopublicó Atrapado en Belchite, al secuela de Un médico novato. Boldú sacó otra entrega de sus obras autobiográficas con La vida es un tango y te piso bailando, que no es la mejor que ha hecho pero que, como las anteriores, merece la pena leerse. También muy disfrutables han sido el crepuscular La última aventura, de Josep Busquet y Javi de Castro, y el satírico Chorizos: atraco a la española, de Ricardo Vilbor y Ricar González. Y no podemos olvidarnos del más que recomendable Barcelona, los vagabundos de la chatarra, novela gráfica documental sobre los chatarreros de la Ciudad Condal de Jorge Carrión y sagar Forniés, ni de uno de los más interesantes libros para todos los públicos del año, el sorprendente Pablo y Jane en la dimensión de los monstruos, del maño-gallego José Domingo.

En Aragón la cosecha también ha sido muy buena este año. Para empezar, el fanzine Thermozero, cerrado tras su último número a finales del año anterior, consiguió, aunque fuera a modo póstumo, el Premio a Mejor Fanzine en el Salón de Barcelona; un reconocimiento que no ha caído en saco roto, pues, pese a su cierre, han unido fuerzas con GP Ediciones para seguir lanzando comics: el primer fruto de esta colaboración ha sido el excelente Gummy girl debut de una joven autora, Isa Ibaibarriaga, que apunta a que puede llegar bastante lejos. Precisamente GP Ediciones también ha lanzado un buen número de interesantes novedades, con nuevas entregas de dos series que parece van a seguir creciendo (La amenaza robótica de Terrer, Azagra y Revuelta, segunda entrega de El último aragonés vivo; Los cuatro trabajos y medio de Marco de Lampedusa de Chesús Calvo y Javier MC, también segunda de Vespas y Tintoretos), y con Zilia Quebrantahuesos, debut de otra prometedora autora con mucho futuro, Laura Rubio.
La gente de Malavida, por su parte, siguen editando su fanzine y otros títulos muy interesantes, como Veo por tí de Roberto Malo y Chema Cebolla; Barra libre de Chefo, recopilatorio de las páginas de Consistorio; la nueva entrega de la serie La guerra que dan las galaxias y las tiras de Las aventuras de Sid Scat, de Kalitos; y Sigo siendo un cocinicas, secuela del exitoso libro de cocina en cómic de Xcar, Azagra y Revuelta.
Y por si esto fuera poco, ha habido gran actividad fanzinera, destacando que el fanzine Los Diletantes ha iniciado también su labor como editor, con la recopilación de relatos Pulp stories y el cómic 501 de Óscar Sanz, otra de las agradables sorpresas del año.

Y con esto cierro este resumen del año. ¡Espero que hayáis tomado nota de unos cuantos títulos para echarles un ojo!

jueves, diciembre 31, 2015

Resumen del 2015: Personajes del año

¡Y sigue el resumen anual! Como ya es tradicional, en esta segunda entrega os presento los nombres que han marcado la actualidad estos doce meses. ¡Me habría gustado meter alguno relacionado con buenas noticias, pero ha sido un año muy oscuro y me ha resultado prácticamente imposible!

5. ANDREAS LUBITZ

Un joven alemán con algunos problemas psiquiátricos, agobiado por problemas de visión que le impedían ascender en su carrera y por la ruptura reciente con su novia (al parecer embarazada), Lubitz no pudo más y decidió quitarse la vida. Por desgracia el chico era copiloto de una linea aérea y, con tendencias narcisistas, decidió despedirse saliendo en todas las noticias. Aprovechando que el piloto había salido de la cabina para ir al baño, se encerró en ella e inició un descenso para estrellarse contra los Alpes. Murieron 150 personas, incluído el mismo. Desde entonces muchos países y compañías han puesto en marcha la norma de que deba haber siempre un mínimo de dos miembros de la tripulación en la cabina durante el vuelo.

4. YANIS VAROUFAKIS

Aunque ha desaparecido del mapa en la segunda mitad del año, el ex-ministro de economía griego fue el puto amo de la actualidad internacional de los primeros meses del 2015, por su carisma, su actitud desafiante y su falta de sintonía con sus interlocutores europeos, a los que sacó las vergüenzas demostrando que no tenían razón; claro que luego los otros se vengaron demostrando que no hace falta tener la razón para poder imponerla, pero esa es otra historia. Fue el rostro más reconocible de la izquierda griega que con Alexis Tsipras al frente ganó las elecciones en Grecia, a la que las zancadillas de los gobiernos conservadores europeos, más interesados en evitar el éxito de un gobierno de izquierdas que en llegar a acuerdos que puedan evitar problemas a largo plazo, llevarían meses después a una crisis de gobierno de la que ha salido tras unas nuevas elecciones con una postura más moderada. Claro que para entonces Varoufakis ya había dimitido de su cargo, porque a un triunfador como él, profesor de economía y asesor de una de las empresas de más éxito de Grecia, maldita la falta que le hacía seguir metido en esas mierdas.

3. ALBERT RIVERA

Ya en junio de 2014, ante el imparable auge de Podemos, el presidente del Banco de Sabadell Josep Oliu afirmó que hacía falta "un Podemos de derechas", pero quizá no fuera hasta principios del 2015, cuando algunas encuestas llegaron a situar a Podemos como primera fuerza en intención de voto, cuando el capital reaccionó y puso sus recursos al servicio de la creación de una alternativa. Albert Rivera fue quien aceptó el reto. Ciudadanos no era en realidad un partido nuevo, existía desde 2005 y tenía representación institucional en Cataluña desde 2006, pero el apoyo del capital y una buena (y bien pagada) campaña de marketing les presentó como el partido por el cambio para aquellos que no estaban tan a la izquierda como Podemos, para desesperación y ruina de UPD, el partido que aspiraba a ocupar ese espacio pero que nunca llegó a estar tan definido, y del que buena parte de miembros abandonaron el barco en cuanto empezaron las vías de agua para sumarse al de Rivera. El caso es que Rivera siguió el camino abierto por Pablo Iglesias y los suyos, apareció sin parar en televisión, criticó a los grandes partidos y la corrupción y como premio logró por vez primera su implantación nacional fuera de Cataluña. Aunque las encuestas les daban mejores resultados de los que obtuvieron, llegaron a ser considerados como segunda fuerza de España en intención de voto un mes antes de las elecciones generales, se les acabaron viendo las costuras y se deshincharon un poco al final, no consiguiendo alcanzar su codiciada condición de fuerza bisagra. A pesar de lo cual se convirtieron en la cuarta fuerza política del país y obtuvieron 40 escaños en el Congreso. Nada mal para un partido que un año antes tenía un apoyo casi testimonial.

2. CHARLIE HEBDO

El popular semanario satírico francés vivió sus horas más oscuras el 7 de enero cuando dos asaltantes enmascarados, al parecer vinculados a Al-Qaeda y el yihadismo, asaltaron la redacción de la revista, al parecer como represalia por la visión crítica que ofrecían del Islam y sus representaciones irrespetuosas de Mahoma. En el atentado fallecieron doce personas, incluyendo a cinco de los principales dibujantes de la revista, parte del comité de redacción que estaba reunido en ese momento, y a dos policías, además de resultar heridas otras once. Las imágenes de los asaltantes ejecutando a un policía caído en la calle abrieron todos los telediarios. Los días siguientes hubo más incidentes, aunque no tan graves, desatando la psicosis en París, por desgracia no por última vez este año. Numerosos dibujantes de todo el mundo homenajearon a los fallecidos. Se popularizó el lema "Je suis Charlie", utilizado en la red y en las manifestaciones de condena al atentado y apoyo a la libertad de expresión. El siguiente número de la revista vería la luz con una tirada excepcional de siete millones de ejemplares. Pero pronto hubo críticas contra el tono irrespetuoso utilizado en el semanario contra la religión, los mismos políticos que habían salido defendiendo la libertad de expresión criticarían o directamente oprimirían en sus propios países las voces disconformes con sus políticas (especialmente económicas y sociales) y la inyección de capital recibida por la revista llevaría a la división de lo que quedaba de la redacción. Y para finales de febrero, ya nadie era Charlie.

1. ESTADO ISLÁMICO

Decía hace unos años en este mismo resumen anual que, tras las muertes casi consecutivas de Gadafi, Bin Laden y Kim Jong Il, el mundo se estaba quedando sin supervillanos. Por desgracia el mundo tiene una increíble capacidad de regeneración en ese campo, especialmente cuando gran parte de las potencias que deberían acabar con ellos antes de que crezcan prefieren ayudar a su expansión para favorecer sus conflictos con terceros. Las grandes potencias occidentales miraron hacia otro lado cuando este grupo terrorista de origen iraquí y con relaciones con Al-Qaeda se instaló en una Siria en plena guerra civil y se convirtió en azote del presidente sirio Bashar al-Asad, al que deseaban ver depuesto. Desde los muy ricos países árabes de la Península Arábiga se les estuvo patrocinando. Turquía les ha estado comprando petróleo o ayudando a traficarlo pese al bloqueo internacional, puesto que están en guerra también con los kurdos, con los que está en conflicto.
Todo se ha unido para que al final un grupo de psicópatas (su intención es ¡conquistar el mundo y asesinar a todos los que no estén de acuerdo con ellos!) se hayan hecho fuertes en Oriente Medio y amenacen con extender desde allí su reinado del terror, a base de cortar cabezas y cometer atentados. Han estado ahí ya un tiempo, proclamaron su independencia como estado de facto y se autoproclamaron califato en 2014, pero este año es cuando se han intensificado sus labores de captación en las redes sociales y sus actividades de terrorismo internacional. Su crueldad en Siria ha sido uno de los factores que ha intensificado la crisis de refugiados que huían de la guerra civil de dicho país. En noviembre se produjo un brutal ataque en París: bombas en torno a un estadio donde se jugaba un partido de fútbol, cafeterías aleatorias acribilladas y, finalmente, una matanza en una conocida sala de conciertos. Otros atentados preparados posteriormente han podido evitarse. Pese a que los países occidentales no estaban muy por la labor de hacer un movimiento que pudiera ayudar a los partidarios de Al-Asad en Siria, finalmente Francia bombardeó instalaciones del Estado Islámico, como ya llevaba haciendo Rusia algún tiempo.
Esto parece que va para largo. Ya veremos cómo acaba.

Y ADEMÁS: OTROS PERSONAJES DEL AÑO QUE NO ME CABÍAN EN LA LISTA
Como El Ministerio del Tiempo, una joya de la televisión española que se ha convertido en poco tiempo en la serie nacional de culto que el público estaba esperando; Martin Shkreli, que se hizo conocido por comprar la patente de una medicina fundamental para tratar la malaria y el SIDA y subirle el precio de 13,50$ la tableta a 750$, y que, en una extraña parábola kármica, acabó el año siendo detenido por fraude por el FBI; Kim Davis, funcionaria americana que se negaba a entregar licencias de matrimonio (o sea, a hacer su trabajo) a las parejas gays, recortando unilateralmente sus derechos recién reconocidos; Manuela Carmena, Ada Colau y demás alcaldes de confluencias de izquierdas que empezaron a cambiar el panorama político de este país; Guillermo Zapata, concejal novato arrojado a los leones por unos tuits descontextualizados de hace cuatro años; Ahmed Mohammad, joven estudiante creativo que construyó un reloj y lo llevó a clase, siendo inmediatamente detenido cuando su profesor creyó que era una bomba; Sonia Monroy y Ana Allen, que, cada una por su lado, no estuvieron en los Oscar pero trataron de hacernos creer que sí; Hari Zinhasovic, que se coló en la gala de los premios del cine checo haciéndose pasar por ¡Jim Carrey!; la C.U.P., modesto partido catalán izquierdista e independentista que, tras obtener 10 escaños en las elecciones catalanas, se ha convertido en la llave de gobierno, pero que acaba el año sin ceder a las presiones para investir a Artur Mas y lo hacen votando al respecto en asamblea para obtener un surrealista empate a votos; y los fontaneros y montadores de Ikea de suegros de Granados, que escondieron un millón de euros oculto en su altillo... bueno, según ellos, claro, porque no es que se lo haya creído mucha gente.

BOLA EXTRA: Pensándolo mejor, a la mierda todos los anteriores, el verdadero personaje del año ha sido... ¡¡¡DAZZLORD!!!
O lo que es lo mismo, Carlos Melgares petándolo a lo grande en el concurso de cosplay del Salón del Cómic de Barcelona.


Y con esto cerramos el repaso de las noticias que han marcado el año, pero no el resumen, ni mucho menos. Próximamente.... ¡los mejores comics de 2015!

lunes, diciembre 28, 2015

Resumen del 2015: Imágenes del año


Llegan otra vez esas fechas en que La Página 36 se dedica a hacer balance del año a base de listas absurdas. Por desgracia, este año ha sido un poco soso en cuanto a memes y demasiado abundante en matanzas, terrorismo, escándalos, elecciones y campañas electorales. Vamos, que este resumen tenía todos los números para acabar siendo la alegría de la huerta.
Pero bueno, está bien hacer balance, aunque sea para leer dentro de unos años la locura que fue esto.
Porque vaya año que hemos tenido. Aún no habíamos acabado de comernos los turrones cuando unos terroristas atacaron la redacción del semanario Charlie Hebdo en París, asesinando a doce personas e iniciando tres días de caos e histeria en la ciudad del Sena. Que volvería a ser atacada diez meses después en un ataque mucho más salvaje y aleatorio, con bombas en torno a un estadio, disparos sobre las terrazas de varias cafetrerías y finalmente una matanza en una conocida sala de conciertos.
Entre medio, ha pasado de todo. Los países europeos imponiendo a Grecia unas medidas económicas difíciles de sostener y el gobierno griego sometiendo a referéndum la decisión de si tragaban o no con ellas; salió que no, pero al final tragaron igualmente. Hubo un gran terremoto en Nepal. Se produjo una crisis de refugiados que huían de la guerra de Siria y que le ha sacado los colores a la UE por la frialdad con que han sido recibidos, si es que lo han sido. Un copiloto de avión decidió encerrarse en la cabina y estrellar su vuelo a gran velocidad contra el suelo.
En España el año ha estado marcado por las citas electorales. Nada menos que cuatro campañas electorales hemos tenido que tragarnos en el 2015, una detrás de otra: en marzo las elecciones andaluzas, en mayo las municipales y autonómicas, en septiembre las catalanas y finalmente en diciembre las generales. Una sobredosis de campañas electorales cuyo resultado final ha sido un aumento del debate político (en todos los ámbitos, pero especialmente en televisión, donde lo están petando en audiencia) y una ruptura con el bipartidismo tradicional, aunque al final parece que no tanto como se llegó a pensar y todo va a seguir bastante igual. Aunque de momento grandes ciudades como Madrid, Barcelona, Valencia o Zaragoza van a tener en la alcaldía una confluencia de izquierdas. Por algo se empieza.
Además de lo cual hemos padecido la imposición de la indignante Ley Mordaza, la oficialización de Dios y del creacionismo por parte del BOE y la declaración de la voluntad del inicio del comienzo de la creación de un estado catalán independiente, que ya veremos en qué queda en 2016. Ah, sí, y en el Páis Vasco un ertzaina disparó contra el pitbull del lehendakari.
Y por el lado friki, éste fue el año de la llegada de Marty McFly desde el pasado. El año del estreno de la nueva película de Star Wars (primera desde la compra de la franquicia por parte de Disney). El año en que descubrimos que los gatos tienen miedo de los pepinos. Y el año en que Internet se dividió entre los que veían un vestido azul y negro y los que lo veían blanco y dorado.
Y además, hemos podido ver todo esto:

18. MANIFESTACIÓN DE HOLOGRAMAS

Ya que la Ley Mordaza impedía manifestarse, ¿por qué no utilizar la tecnología para manifestarse sin estar presente físicamente? Evidentemente no es lo mismo, pero dado que la protesta era contra una ley antiprotestas, el concepto era genial y el medio era el mensaje.

17. BADBOY

No sé qué vamos a hacer con tanta rebeldía.

16. ESTUDIANTE VIENDO PORNO EN CLASE

Desgraciadamente olvidó conectar los cascos. Una pillada épica.

15. EL HÉROE DE LA SUPERBOWL
La historia de Malcolm Butler es de las que gusta contar. Nacido en una familia humilde, destacó en el fútbol americano en su instituto y luego en el pequeño centro universitario donde empezó sus estudios, brevemente, antes de ser expulsado del equipo. Tras un año de trabajos basura decidió ponerse las pilas de nuevo con el deporte y regresó al equipo, y acabó jugando y estudiando en la universidad pública de West Alabama, destacando como un gran defensor. El bajo nivel en que competía su universidad hizo que pasase desapercibido en el draft pero, recomendado por su entrenador, consiguió una prueba con los Patriots. Muchos jugadores consiguen pruebas y casi siempre acaban en la lista de descartes, pero él acudió dispuesto a aprovechar su oportunidad. Contra pronóstico, en la pretemporada se ganó un lugar en el equipo. A base de trabajo, se fue haciendo un hueco. Y el equipo llegó a la Superbowl. Y llegó la jugada decisiva.

Bueno, yo no soy muy fan de este deporte muchas de cuyas sutilezas no entiendo, pero es como si el Real Madrid probase a un chaval del Majadahonda en pretemporada, les convenciese, se ganase la titularidad y acabase marcando el gol decisivo en el último minuto de la final de la Champions. Eso no suele pasar.
Desde entonces Butler sigue a lo suyo. Sigue creciendo como jugador, en la nueva temporada se ha convertido en titular indiscutible y ha sido seleccionado para el All Star.
Toda una historia.
Sin embargo, y si hacemos caso a las redes sociales, el protagonismo de la Superbowl se lo habría robado...
 photo leftsharkgif_zpsoo5levqu.gif
...¡¡el tiburón de la izquierda!!
Es decir, el bailarín vestido de tiburón que danzaba a la izquierda de Katy Perry en el show del intermedio, que tuvo problemas para seguir la coreografía, y que dio lugar a una buena cantidad de memes.
Y es que internet es así.

14. EL GRITO DE LOS PATOS

Uno de los videos virales más WTF del año. Es una chorrada, pero ese grito de un cajón de patos de goma tras ser apretados todos a la vez tiene un algo que, no sé... Supongo que muchos sienten lo mismo, o no habría dado lugar a un meme.
¡Y eso que a esos patos no los usaron como arma, como a otros!

13. LEÓN COME GAMBA

Si antes de pasar por el Masterchef se hubiera leído el Estoy hecho un cocinicas (y/o su secuela), esto no le habría pasado.
Eso sí, el plato monísimo. Incomible pero monísimo.

12. UNA MADRE SACA A SU HIJO DE LAS PROTESTAS A HOSTIAS
En medio de un ambiente ya de por si enrarecido por las recientes muertes por violencia policial en los EE.UU., la muerte de Freddie Gray, un joven negro arrestado por llevar una navaja y que sufrió heridas importantes mientras estaba detenido, desató la revuelta en Baltimore. La policía, acaso por ser ella misma el principal objetivo de las iras, no podía controlar la violencia.
Y entonces Toya Graham vio a su hijo por la tele entre los que lanzaban piedras.
Sin pensárselo dos veces, cogió su coche, bajó al centro de la ciudad y se llevó a su hijo de allí a golpes, muy enfadada.

El incidente se hizo viral y fue muy aplaudido. La mujer, posteriormente entrevistada, dijo que no creía que la violencia fuera la mejor manera de protestar, pero, sobre todo, que no tenía ninguna gana de que su hijo pudiera acabar como otro Freddie Gray.
Los peores incidentes sucederían las dos noches siguientes, pero poco a poco la cosa se fue calmando, las protestas pacíficas fueron ya las predominantes y finalmente cesaron cuando se presentaron cargos contra los agentes responsables de la detención y muerte de Gray.

11. LA PATADA DE VALENTINO ROSSI

Curioso que en un país tan volcado con el fútbol la mayor polémica deportiva del año viniese por una patada... en una carrera de motos. Desquiciado por ver que se le estaba escapando un Mundial que tenía ganado, Rossi la tomó con Marc Márquez por considerar que éste le frenaba para ayudar a Jorge Lorenzo a restarle puntos. Aunque el estilo de pilotaje agresivo de Márquez podía no sentarle bien, daba muestra de su nerviosismo que lo denunciase precisamente en una carrera que Márquez había acabado ganando, restándole puntos a Lorenzo. El pique entre ambos continuó con un duelo en el circuiro de Sepang que finalmente sacó de quicio al italiano, que soltó la pierna y mandó al catalán a la cuneta. La sanción que se le impuso sería clave para que en la última carrera Lorenzo consiguiese superarle y ganar el Mundial. Rossi acusó luego a Márquez y Pedrosa de no haber hecho lo suficiente para adelantar a Lorenzo, lo que podría haberle hecho campeón. La verdad es que Márquez, piloto habitualmente agresivo, no intentó adelantar a Lorenzo en toda la carrera, pero, bueno, a ver, ¿alguien esperaba que fuera a jugársela por ayudar a quien le había sacado de pista de una patada dos semanas antes? La verdad es que Rossi quedó como un mal perdedor. También es verdad que si no tuviera ese carácter combativo e inconformista no tendría nueve títulos mundiales.

10. EL RISITAS
¿Recordáis esa fiebre de hace unos años por subtitular la escena de Hitler gritando en "El hundimiento" haciendo que gritase sobre los más diversos temas? Pues este año los internautas han encontrado un nuevo video que subtitular. Uno que a nosotros nos es muy familiar...

Aunque no ha llegado a ser tan popular como el de Hitler, el Risitas se ha hecho lo suficientemente conocido como para ser contratado para un anuncio de pizza finlandesa. El mundo está muy loco...

9. THE DECEMBERISTS SINGING YOUTUBE COMMENTS

Soy muy fan de los Decemberists, así que si la premisa del sketch fuera cierta y hubieran sacado un álbum musicando comentarios de Youtube estoy seguro de que también me parecería estupendo. De hecho, después de ver el sketch sé que sería estupendo. Conseguir que alguno de esos comentarios te den ganas de cantarlos es una muestra de su talento, más allá de lo divertido del concepto. Al final el disco que sacaron este año no fue de comentarios de youtube, pero es uno de sus discos que más me han gustado, que no es poco decir.

8. LA EXHIBICIÓN DE GASOL

Lastrada por las ausencias, España no empezó muy bien el Eurobasket, pero, guiada (a veces casi en solitario) por un enorme Pau Gasol, fue mejorando sus prestaciones cuando llegó el momento de la verdad. Tras una victoria agónica en cuartos ante una Grecia hasta ese momento invicta en el campeonato, en la semifinal esperaba Francia, anfitriona y gran favorita. La exhibición de Gasol, autor de 40 puntos e imparable bajo ambos aros, fue de las que pocas veces se han visto. Por si todavía alguien tenía alguna duda de quién es el mejor jugador de baloncesto de la historia de España. España, además, lograba así su clasificación para los Juegos Olímpicos de Río del año que viene, en la que será, por edad, la última gran cita de la "generación de oro" del basket español, de la que ya cada vez quedan menos miembros.

7. TUS VECINOS DE ARRIBA

Por fin un video descubre el secreto tras todos esos ruidos que hacen los vecinos de arriba.

6. EL MUSULMÁN SUICIDA
No sé si en un año con tanta actividad terrorista reirse de la psicosis generada es de buen gusto, pero...


5. LA CAMPAÑA ELECTORAL (COMBO x4)
En un año repleto de campañas electorales no podían faltar las imágenes curiosas de políticos. Por ejemplo, el candidato socialista a la Generalitat Miquel Iceta petándolo espontáneamente al ritmo de Queen en la presentación de su campaña.

O la participación de la entonces aún candidata a la alcaldía de Barcelona Ada Colau en esta canción y este video...

...que tiene su mérito, porque cuando los políticos graban una canción y un video les suele quedar más como ésta del entonces aún alcalde de Oyón...

Pero seamos sinceros, todos estos momentos musicales pasarán inevitablemente al olvido. Si hay una imagen realmente potente y perdurable, al tiempo que significativa, es esta foto de David S. Bustamante, fotógrafo de El Mundo Cantabria. Porque las grandes fotos también pueden aparecer de los momentos más inocentes.


4. MARTE

Miguel Esteban destroza los recientes anuncios de cervezas (y de paso varias películas clásicas y varios iconos del rock y el cine nacionales) para hacerle a Tigres Leones uno de los videos más divertidos del año.

3. LA CRISIS DE LOS REFUGIADOS
La guerra en Siria provocó un desplazamiento masivo de refugiados que huían de sus hogares tratando de alcanzar un lugar seguro. Que, básicamente, era Europa, ya que los países árabes del sur pasaban bastante de acogerlos. No es que Europa los acogiera tampoco con los brazos abiertos, pero al menos allí no disparan. El problema es que cuando no te quieren dejar llegar, el viaje puede ser una odisea.

La foto del niño Aylan ahogado y llevado por la marea hasta la playa dio la vuelta al mundo y dio a conocer este problema al público occidental. Mientras la marea de refugiados seguía llegando, cada vez eran más los países centroeuropeos que ponían pegas a su paso por su territorio, mientras las voces más conservadoras de la sociedad acusaban a estos desplazados de venir a Europa para ganar dinero y de que entre ellos se escondían terroristas. Finalmente, con la boca pequeña, la Unión Europea aceptó acoger a un número de refugiados.
Con la boca MUY pequeña.
Y no antes de que el mundo pudiese asistir atónito a actitudes como la de esta periodista húngara que ponía la zancadilla a refugiados que trataban de evitar ser retenidos (y acaso hasta expulsados del país) por la policía.


2. HOMER RAJOY
Acostumbrado a afrontar los problemas por el método de desaparecer y no hacer nada hasta que pasen o la gente se olvide de que están allí, Mariano Rajoy afrontaba un año complicadísimo, por cuanto la celebración de cuatro elecciones consecutivas le obligaba a salir de su cueva y dirigirse a la gente. Algo con lo que no se siente muy cómodo, porque la facilidad de palabra no es uno de sus fuertes, si es que tiene alguno. Pero este año, obligado a hablar, ha dejado una buena colección de perlas. Que si "una cosa es ser solidario, y otra cosa es ser solidario a cambio de nada", que si "es el vecino el que elige al alcalde y es el alcalde el que quiere que sean los vecinos el alcalde"... Cada vez menos cómodo con sus apariciones en público, se opuso a debatir con sus oponentes políticos salvo en un único cara a cara con el líder de la oposición, que le acusó de deshonesto, a lo que él a su vez respondió acusando a Pedro Sánchez de hacer una afirmación "ruiz". Y terminó la campaña con las gafas rotas tras ser atacado por un adolescente algo desequilibrado y que, casualmente, resultó ser familia lejana suya. Y además acabó siendo la lista más votada pero es posible que no le llegue para formar gobierno.
Pero probablemente su momento cumbre fue cuando, hablando del tema del independentismo catalán, mostró a toda España su dominio en materia constitucional.

Vamos, que no ha tenido su año.

1. CIUTAT MORTA

Después de haberse minimizado su estreno y sus éxitos en festivales (premiada en el Festival de Málaga de 2014) por parte de la prensa, y después de que TV3 hubiera rechazado su participación en coproducción, retrasado su estreno en televisión e incluso mentido en el Parlament al respecto, finalmente el canal público catalán se vio obligado por aclamación popular a programar este documental que denunciaba los hechos ocurridos el 4 de febrero de 2006, en que tras un desalojo de un edificio lleno de okupas la policía detuvo y golpeó a varias personas después de que uno de los agentes fuese herido, y a pesar de que las evidencias apuntaban a que no habían sido ellos los responsables (dos de los detenidos ni siquiera estaban en el lugar de los hechos) fueron condenados, ante los intereses políticos y económicos que había en dar ejemplo con ellos y la connivencia de jueces y policía que taparon las irregularidades. Emitida en el Canal 33, el segundo canal catalán, la cinta tuvo un impresionante 20% de audiencia (inusitado para dicho canal) y desató un importante debate en la prensa.

BOLA EXTRA:


Y esto es todo por ahora. Volveremos en breve con la lista de las personalidades que han marcado el año.

lunes, noviembre 30, 2015

Teaser

Ahora mismo tengo el blog un poco paradete, pero el mes que viene voy a tener un montón de cosas que decir. Y es que en un mes se acabará el año y llegará el momento de los resúmenes anuales ya tan habituales en este blog. Pero no sólo eso. También voy a estar bastante liado porque, como cada año, llega...

... ¡¡¡el Salón del Cómic de Zaragoza!!! ¡La excusa anual perfecta para frikear con los amigos, cenar hablando de lecturas clásicas y recientes, debatir en un bar sobre nuevos proyectos, ser rodeado por cosplayeros, tratar de escuchar charlas interesantes entre el ruido que hace la megafonía, disfrutar de buenos dibujos y volver a casa avergonzado con siete bolsas llenas de tebeos diciendo "es que la mayoría son de amigos, cómo no se los voy a comprar"!
Y este año promete ser muy interesante. El Salón está cada vez más afianzado y el cómic aragonés atraviesa un gran momento, como puede observarse en vista de la lista de nominados a los Premios del Salón y de la gran entidad de los no nominados -por ejemplo, maestros como Bernal, Azagra o Kalitos, del que este año se ha realizado una exposición retrospectiva, se han quedado fuera.
¿Podrá verse algo mío por ahí? Pues... El caso es que llevo meses diciendo que quiero hacerme un fanzinillo para el Salón, pero pasa el tiempo y sólo he sido capaz de hacer unas pocas páginas, así que no sé si llegaré a tiempo.
Pero para el año que viene podrían aparecer un par de proyectos: uno junto a José Antonio Rubio y Chema Cebolla que lleva un par de años empantanado pero que esta vez el dibujante jura que esta vez sí que lo acaba...
...y otro junto a Daniel Foronda contra cuyo guión me he estado estrellando durante meses y que ahora esperemos que esté listo para la fecha prevista. GP Ediciones ya ha mostrado algo en su último boletín trimestral, y está mal que yo lo diga pero tiene una pintaza brutal.

Pero bueno, de momento os tendréis que conformar con estos escasos avances... ¡Ya os daré más la brasa cuando salgan!

sábado, octubre 31, 2015

Había una vez un circo

Por favor, págame
Allá por los 90 surgió en España una nueva escena musical, nacida espontáneamente como consecuencia del hartazgo de lo anterior, de un establishment que no conseguía contentar las inquietudes de todos los aficionados, especialmente de aquellos que, con las orejas bien atentas a lo que se hacía fuera, sabían que el mundo no terminaba en las inofensivas y previsibles canciones que anegaban las radiofórmulas. La escena se levantó prácticamente de la nada y tuvo que crear su propia infraestructura en un esforzado método de prueba y error que dejaría por el camino bastantes sueños e ilusiones, pero que acabaría siendo la base de buena parte del panorama musical nacional actual, al reactivar la música, dar salida a grupos interesantes, cambiar la prensa musical, cambiar los medios de distribución o crear una nueva tipología predominante de festivales. Y todo esto a base de individualidades locas casi totalmente amateurs, con los principales protagonistas de los hechos perdiendo en la mayoría de los casos el dinero y la salud (especialmente la mental) en sus esfuerzos por sacar adelante un sueño que, en muchas ocasiones, ha acabado siendo más mitificado que rentabilizado.
De esta escena es de la que se habla en Pequeño circo - Historia oral del indie en España, un interesantísimo libro de Nando Cruz que toma como modelo el mítico Por favor mátame - Una historia oral del punk de Legs McNeill y Gillian McCain para estructurar a base de entrevistas (en un estilo de documental escrito del que ya he leído unas cuantas muestras y del que me declaro rendido fan) una visión sobre cómo se construyó. Básicamente, a base de impulsos individuales. De locos solitarios que no terminaban de encajar. De precariedad. De artistas y emprendedores amateurs. De fanzines. De iniciativas poco pensadas. De interminables viajes en furgoneta. De facturas sin pagar. El libro muestra cariño a sus protagonistas, pero tampoco oculta sus errores ni las carencias de la escena.
El libro quizá sea un poco irregular, porque evidentemente no todo tiene el mismo interés, aunque es de agradecer el esfuerzo del autor por dar una imagen lo más amplia posible de la escena. A mí personalmente me ha sorprendido comprobar que la historia y anecdotario de alguno de los grupos más brillantes de la escena resulta mucho menos interesante que la de algún otro grupo que en lo musical nunca me llamó la atención en absoluto. Los pasajes sobre los orígenes de la escena festivalera (en los exóticos parajes de Bullas y Pradejón) y los primeros pasos del Festival de Benicassim, y sobre las batallas de egos de los locutores de Radio 3, son también grandes momentos. Aunque quizá mi parte favorita sea cuando Antonio Arias de Lagartija Nick habla sobre la grabación del Omega (uno de los mejores discos nunca grabados en España) y su relación con el gran Enrique Morente: "Todo lo que aprendí del rock me lo enseñó un flamenco: ése es mi resumen de los 90".
Resulta una lectura muy amena, aunque uno se pregunta si tendrá más público aparte de los que ya en su día prestábamos algo de atención a aquellos grupos y empezamos a leer en modo nostálgico. Para un lector casual que llegue sin saber nada o, como mucho, habiendo oído algo de gente que aún sigue ahí al pie del cañón y con cierto éxito, como Los Planetas o Dover, semejante orgía de nombres y referencias hoy mayoritariamente olvidadas puede resultar excesiva. En cualquier caso, se aprende mucho y siempre se pueden descubrir (o redescubrir) cosas.
LECTÓMETRO: 3/5 mcneills


BOLA EXTRA: En su día ya publiqué por aquí esta colección de temas de la escena indie nacional de los 90 para escuchar en Spotify. Parece apropiado recuperarla ahora.

martes, septiembre 29, 2015

39

39 años ya. Me estoy haciendo demasiado viejo para esto...