miércoles, octubre 18, 2006

Escarabajos

Uno de los coches más famosos del mundo
¿Quién no recuerda a Herbie? Fue uno de los más celebrados iconos que consiguió acuñar la Disney en la era pop, instalándose en poco tiempo en el imaginario colectivo y protagonizando una serie de películas. Antecedente molón del Coche Fantástico, Herbie era el inolvidable Volkswagen Type 1 (Beetle, o Escarabajo) blanco, con unas rayas rojas y azules y el dorsal 53 (si es que utilizar la palabra "dorsal" con un coche tiene sentido), que tenía su propia mente y grandes habilidades de conducción que le permitían ser un excelente coche de carreras.
Su primera aparición se produjo en Ahí va ese bólido (1968), donde ayudaba al éxito del piloto interpretado por Dean Jones pero se erigía en verdadero protagonista. Es en esta película donde Tennessee Steinmetz, el mecánico interpretado por Buddy Hackett, lo bautiza como Herbie, porque le recuerda a su tío Herb, un ex-boxeador cuya nariz rota tenía la forma similar al capó redondeado del coche. El coche adquiere muy pronto todo el protagonismo hasta eclipsar a los personajes humanos y hacerse la estrella de la función, destacando la escena en la que el malvado emborracha al coche y las maniobras torpes y posterior resaca que resultan.
En principio no iba a ser sino una más de las muchas películas para todos los públicos que producía la Disney, pero el éxito lleva a la Disney a volver a utilizar el vehículo en Herbie, un volante loco (1974), cuansdo la empresa atraviesa ya una de sus peores crisis creativas. Patrocinada por Volkswagen, que pretendía impulsar de nuevo sus ventas, seriamente afectadas por la crisis económica, en esta ocasión el coche ayuda a una viejecita a impedir que un malvado constructor le arrebate su casa para construir un gran centro comercial. Una historia muy típica, sí.
Aunque el resultado de la segunda no fue tan bueno, la falta de ideas lleva a Disney a seguir la serie con Herbie en el gran prix de Montecarlo (1977), que entronca directamente con la original, recuperando a Herbie como coche de carreras y a Dean Jones como su atribulado piloto, si bien en esta ocasión sería el histriónico cómico Don Knotts su mecánico. En esta ocasión unos ladrones ocultan unas joyas robadas en la tapicería de Herbie, que no se lo pone fácil para recuperarlas, mientras compite en el rally que da nombre a la película. Grandes momentos: Herbie enamorándose, Herbie enfadado con su piloto y obligándole a participar en un duelo de coches, Herbie bajando un puerto de montaña sin seguir la carretera... De crío, ésta era la que más me gustaba.
La saga se cerraría con la peor e insufrible Herbie torero (1980), en la que el coche corría aventuras por Méjico, donde un crío lo encuentra, le da el nombre de "Ocho", que obtiene de sumar las dos cifras de su número, y lo utiliza para trabajar como taxista. Sin comentarios. La Disney estaba muy mal en esta época, estaban haciendo cosas como "Todd y Toby" y en cambio rechazaban ideas como "Nimh". En fin...
Herbie todavía siguió en marcha un tiempo más, llegando a tener en 1982 su propia serie de TV... que sólo duró cinco capítulos. El Escarabajo parecía aparcado para siempre.
¡¡¡Ash y Herbie!!!
Pero no. Quince años después fue recuperado para el telefilme Ahí va ese bólido de nuevo (1997). No la he visto, pero tiene algunos puntos prometedores: A) que se centre en el mundo de las carreras, como las mejores historias del coche; B) que le enfrenten a Horace, un malvado doppelganger, otro Escarabajo viviente, rememorando míticos duelos como los de K.I.T.T. y K.A.R.R.; y C) ¡¡¡BRUCE CAMPBELL!!! ¡¡¡El puto BRUCE CAMPBELL como protagonista!!!, además del siempre efectivo John Hannah como villano y del veterano Dean Jones haciendo un cameo en el papel del piloto original de Herbie. Vamos, que me dan ganas de verla y todo: tiene pinta de ser una película de Herbie hecha por frikis.
Por desgracia, cuando han decidido volver a llevar al Escarabajo al cine en Herbie (2005), aparte de querer volver a contar la misma historia llevando al coche a la NASCAR, han cometido un error gravísimo, en vez de poner al volante a alguien con el carisma de Bruce Campbell han puesto a la sosa de cojones más cargante del cine yanqui actual, la inaguantable Lindsay Lohan. ¡¡¡POR FAVOOOORRRR!!! La película ha sido un fracaso... fuera de América, donde la sosa tiene un éxito tan inexplicable como arrollador. Si hacen una secuela, por favor, que se busquen a otra.

BONUS: OTROS FAMOSOS ESCARABAJOS
Dudu fue la respuesta alemana a Herbie, un Escarabajo amarillo trucado y computerizado, lo que le permitía incluso hablar. Vamos, el eslabón perdido entre Herbie y K.I.T.T., retened este dato porque la conexión Alemania-David Hasselhoff es significativa y da para unos cuantos chistes. Protagonizó cinco películas, pura comedia zetosa setentera: Superbug (1971), Superbug super agent (1972), Superbug the wild one (1973), The maddest car in the world (1975) y Superbaby (1978). He puesto los títulos que se utilizaron en su versión inglesa por mi propia comodidad, porque yo de alemán ni palabra, pero si pincháis os saldrán los títulos originales que supongo no tendrán demasiado que ver. (Un saludo a Dani WhiteCrow que fue el que me descubrió la existencia de Dudu, y que se lamentaba amargamente de no haber encontrado sus películas en la Mula. Tranquilo, Dani, el mes pasado editaron sus películas en DVD en Alemania, así que probablemente ahora podrás conseguirlas.)
Tengo un Escarabajo amarillo, que es lo que se lleva ahora...
Bumblebee era el autobot amarillo que se convertía en un Escarabajo en los Transformers, siendo el más juvenil e irresponsable de los personajes y el que pone en contacto a los robots con los humanos. Tras ser casi destruído, fue reconstruído en una forma más fuerte y madura, y sustituyendo el amarillo por un color dorado, cambiando su nombre por el de Goldbug. Burda excusa de una serie siempre a remolque de las decisiones de la empresa juguetera que fabricaba los Transformers, que fueron los que decidieron cambiar el diseño del juguete. Pero todo el mundo sabe que Bumblebee molaba más. Quizá por eso Goldbug volvió a ser Bumblebee más adelante, por mucho que, bien pensado, volver atrás no tenga mucho sentido.
Cómo transformar un robot en un coche