miércoles, diciembre 21, 2005

El día que nos sentimos campeones del mundo

Hoy hace 22 años del gran éxito mítico del deporte español. Sí, no lo busquéis en un palmarés ni en una vitrina de trofeos: no son los cinco Tours de Induráin, los doce más uno de Nieto, el mundial de Fórmula 1 de Fernando Alonso ni los mundiales de waterpolo, fútbol sala o balonmano; ni siquiera el triunfo en la Eurocopa del 64 con aquel famoso gol de Marcelino, único título del paupérrimo palmarés de nuestra selección absoluta de fútbol. No, si se hace una encuesta veremos que el más celebrado y recordado de los éxitos fue clasificarse para una Eurocopa goleando a un equipo de mierda. Sí, estoy hablando del célebre 12-1 a Malta, partido que ha pasado a los anales de la Historia de España, no sólo como triunfo deportivo, sino como icono pop cañí, referencia ya clásica de series y cortometrajes. Vamos a recordar cómo fue aquello.
Obsérvese que a los cuatro segundos España ya tenía el balón. Habían centrado los malteses.
EMPIEZA EL PARTIDO
España jugaba con Buyo; Goicoechea, Maceda, Camacho; Señor, Víctor, Gordillo; Rincón, Sarabia, Santillana y Carrasco. Para clasificarse debía ganar por once goles, en caso contrario se clasificaría Holanda que tenía mucho mejor coeficiente de goles. Delante, la selección de Malta. Una panda de tuercebotas, pero por malos que fueran meterles once parecía una barbaridad. Además, en Malta, España sólo había podido ganar por uno... y gracias.
Por quererlo colocar...
SEÑOR FALLA UN PENALTY (3´)
Para hacerlo más fácil, el árbitro nos regala un penalty que no era nada más empezar. Como las gestas con ayuda son menos gestas, Juan Señor, un experto en el arte del penalty (en Zaragoza aún se recuerda el día que llegó a marcarle cuatro a la Roma en una noche), lo tira al palo.
Aún estaban afinando el punto de mira
OTRO TIRO AL PALO (8´)
El resultado final lo camufla todo, pero España jugó, como casi siempre que se juega algo, mal. Durante todo el primer tiempo intentó entrar por el centro y meter en la portería el balón y a los once malteses. Pero la "furia española" no era "Shaolin Soccer". Los tiros se le iban al poste, como este de Víctor.
Santillana remataba muy bien de cabeza...
1-0 SANTILLANA (15´)
Claro, tanto atacar, y frente a un equipo tan flojo, alguno tenía que caer, aun jugando mal.
¡La hemos hecho buena!
1-1 DEGIORGIO (24´)
Total, que tan mal iban las cosas que para una vez que tiran a puerta los malteses, la meten. Ni siquiera era un buen tiro, pero rebotó en un defensa y despistó al portero. Ahora había que meter uno más.
La furia española que no entiende de imposibles
2-1 SANTILLANA (26´)
El golpe habría sido decisivo si no fuera porque en la jugada siguiente, aprovechando que los defensas malteses aún estaban celebrando en sus mentes el gol, Santillana se queda solo y marca el segundo. Esto dio un poco de vida...
Otro de cabeza, por si no te había gustado el primero
3-1 SANTILLANA (29´)
...y el tercero vino al momento, en una de las pocas entradas efectivas por la banda de la primera parte. Así se llegaba al descanso, faltaban nueve goles y 45 minutos... y viendo cómo había ido la primera parte...
Rincón se desata
4-1 RINCÓN (47´)
Para empezar a creer en el milagro hacía falta un gol nada más salir... Rincón, poco acertado en el primer tiempo, se fue de dos defensas y cruzó al palo contrario. Un gran gol. Era curioso lo de Rincón, un gran delantero del Betis que jugaba en casa aquel partido, porque era supersticioso y afirmaba que esta portería era la que le daba suerte, que era donde metía casi todos sus goles, y no la otra. Pues en vista del resultado... debía tener razón.
Gracias por el regalo
5-1 RINCÓN (56´)
Para mí este es el momento clave del partido. Un defensa la pifia y regala el quinto. Creo que es el momento en el que los malteses se desconcentran y dejan de tener una defensa ordenada. A partir de ahí su método va a ser el de "todos en nuestro área y patadón al balón lo más lejos posible". Faltaban aún muchos goles, pero España jugaba mejor, entraba más por las bandas y los malteses, recordemos que eran todos ellos jugadores aficionados, ya estaban con la lengua fuera, incapaces de aguantar el ritmo de los bien preparados deportistas profesionales españoles.
Si habéis jugado al fútbol en el colegio, sabréis que cuando hay mucha diferencia entre dos equipos, el malo aguanta un tiempo hasta que, a medida que aumenta el marcador en su contra, se desmoraliza y de repente le clavan tres o cuatro seguidos hasta que se recompone un poco y trata de slavar el honor aguantando hasta el final con dignidad.
Bueno, pues aquí viene el momento en que se hundió Malta.
Hay que estar atento a los rechaces
6-1 MACEDA (62´)
¡¡¡HAWKA-A-A-A!!!
7-1 MACEDA (63´)
¡¡¡I-A-SPORTS!!!
8-1 RINCÓN (64´)
Mención especial para este gol de videojuego, sólo cuarenta segundos de auténtico cronómetro después del anterior. Los malteses cogen el balón, lo llevan despacio al centro, sacan, pierden el balón, Maceda da un pase largo, Rincón se regatea a tres defensas y marca. Lo he hecho varias veces con el FIFA, pero verlo en la realidad es increíble.
A partir de aquí los españoles ya se creían que de verdad la gesta era posible. Los malteses se encierran en su área y resisten heróicamente unos minutos más... hasta que encajan el noveno y vuelven a hundirse.
En esta ocasión el portero no estuvo muy afortunado
9-1 SANTILLANA (76´)
¡¡¡A la puta calle!!!
EXPULSIÓN DE DEGIORGIO (77´)
El árbitro, un amigo, echa al mejor jugador de Malta por perder tiempo. Lo que faltaba para desquiciar a los malteses.
A placer, saltan a rematar dos delanteros sin ningún defensa
10-1 RINCÓN (78´)
Sarabia era un delantero del Athlétic muy poco vasco... era técnico, fino, y hasta guapo, vamos, el reverso de Julio Salinas. Pero lo echaron del Bilbao porque se peleó con Javier Clemente, entonces entrenador. Se rumoreaba que Sarabia se entendía con la mujer del mister... pero eso eran rumores que corrían. Como lo de Caminero y la sra. de Simeone.
11-1 SARABIA (80´)
En esta imagen se observa por qué Malta encajó tantos goles. Cuenten ustedes los jugadores de blanco en el área, y el portero. Hacen diez, o sea, todos en ese momento. Ahora busquen a los de rojo. ¿Cuántos están desmarcados? Exacto.
Total, que faltaban diez minutos, los malteses estaban desmoralizados, desfondados y descolocados y sólo esperando que se acabara ya todo... pero aún faltaba un gol.
Y entonces...
El primer tiro desde fuera del área con peligro de todo el partido... y fue gol
Por fín, una celebración de verdad. En los once goles anteriores había demasiada prisa como para pararse a celebrarlo.
Sí, sí, sí, España va a París
12-1 SEÑOR (84´)
Hasta aquí la leyenda... ¡Pero el partido no había acabado aún! Todavía quedaba tiempo para más...
El doce más uno...
GOL ANULADO A GORDILLO (87´)
Por un inexistente fuera de juego. El árbitro no quiso humillar aún más a los pobres malteses, que bastante tenían ya. Imaginaos lo que fue para ellos, que el portero, un tal Bonello que era clavadito al moreno de Cruz y Raya (y casi tan buen portero como él), se tuvo que retirar del fútbol e irse al campo porque le insultaban y todo por la calle...
Hoy esa bandera española tan grande quizá fuera políticamente incorrecta
EL PÚBLICO INVADE EL CAMPO (88´)
La euforia era tal que tras el gol de Gordillo el público invadió el campo, interrumpiendo el juego. Debe ser por la falta de costumbre de ganar. ¡Vamos, ni que hubieran ganado la Copa del Mundo! De hecho, un año antes habían fracasado miserablemente cuando intentaron ganarla en casa... Hubo que parar el partido hasta desalojarlos a todos.
Y, como decía Sabina, al final llegó el final...
No está trucado
WEEEE ARDECHAMPIÑONS MAIFRIEEEE EEEND
Sí, otra invasión de campo al final, esta vez masiva
En fín, otros países pueden presumir de títulos, es verdad... pero ninguno puede presumir como el nuestro de haber tenido que humillar hasta límites sonrojantes a una selección débil para pasar con apuros y recurriendo a los milagros una ronda previa. ¿Cómo que no tiene valor? Al final del partido el ya difunto Miguel Muñoz, entonces seleccionador, declaraba: "esto es lo más grande de mi carrera deportiva", lo que viniendo de un entrenador con un palmarés repleto de Ligas, Copas y Copas de Europa, parece demostrar el axioma de Faemino y Cansado de que en este país lo que se valora no es ser campeón sino quedar segundo.
¿Ganar el Mundial? ¿Para qué? ¿Es que no os dais cuenta de que si alguna vez España pasase de cuartos de final, la gente ya no iba a disfrutar de gestas como ésta?