lunes, junio 30, 2008

Oé oé oé oé

La última vez que escribí en este blog, la selección española de fútbol todavía era la eterna perdedora con la que todos hemos crecido. La que siempre decía aspirar a todo y nunca ganaba nada. La que no pasaba de cuartos. La que siempre fracasaba. Iba a empezar la Eurocopa (a la que había llegado tras algunas actuaciones calamitosas) y la selección era silbada por su pésimo juego en su último amistoso de preparación.
Muchas cosas han cambiado en este mes.


No me lo puedo creer. España campeona de Europa. Los Red Sox del fútbol internacional también han roto su maldición. Y además con todo merecimiento.
Ahora a ver si no esperan otros 44 años para ganar otra.