sábado, febrero 02, 2013

Presidente


La vergonzosa comparecencia de Mariano Rajoy, que no sólo no ha aceptado preguntas de la prensa sino que ni siquiera ha estado físicamente ante los periodistas, que han tenido que observarle a través de un monitor mientras él comparecía ante sus compañeros de partido a puerta cerrada, me ha recordado a Max Headroom. Un conocido personaje de la televisión británica de los 80 que se erigió en icono, "el primer presentador de TV generado por ordenador" (en realidad interpretado por el actor Matt Frewer bajo una gruesa capa de maquillaje) en un futuro distópico dominado por una oligarquía opresiva de grandes corporaciones televisivas. Tras una película y una serie que duró dos temporadas, segun la Wikipedia, en 1988 estuvo a punto de realizarse una película en la que se iba a postular como presidente. ¿Un presidente virtual en un futuro opresivo? Parece que el siglo XXI está encarnando las distopías que se temían en el XX. El futuro ha llegado y es tan malo como nos temíamos.
Ojalá realmente la comparecencia hubiera sido de Max Headroom y no de un burócrata gris. El personaje era, a fin de cuentas, subversivo: en la película (y serie subsiguiente) se enfrentaba a los poderes que controlaban la sociedad. Y no puede olvidarse que el caso más sonado de pirateo de señal televisiva en la vida real lo protagonizó un tipo disfrazado con una máscara de este personaje, que interrumpió la emisión de un episodio del Doctor Who en un canal de Chicago para emitir uno de los momentos más delirantes de la historia de la televisión.
En cualquier caso, esta vez el escándalo es tan grande que no parece que pueda cerrarse con "dos palabras". Y menos aún si se dan cobardemente, a través de una pantalla, y no cara a cara.