martes, junio 16, 2015

Esto no estaba previsto: caras B que han hecho historia (parte 2 de 4)


Regresa el blog a la actividad con la segunda entrega de este especial dedicado a canciones que aparecieron o fueron concebidas como caras B de singles pero que, contra pronóstico, acabaron triunfando. En esta segunda entrega os voy a presentar una buena colección de casos ocurridos en los años 60. ¡Seguro que conocéis unas cuantas de estas canciones!

I'M SORRY
(BRENDA LEE, 1960)


Desde su más tierna infancia la pequeña Brenda Mae Tarpley fue un prodigio musical. A los seis años ganó su primer concurso de canto y comenzó a cantar regularmente en una radio local, y a los diez apareció por vez primera en televisión, obteniendo un éxito arrollador y ganándose un contrato con el nombre artístico de Brenda Lee. Artista versátil, destacó por sus canciones pop, que entre 1960 y 1962 la hicieron la primera mujer en meter nueve singles consecutivos en el top-10 (record que mantendría hasta ser superada por Madonna en los 80), y eso sin haber cumplido aún la mayoría de edad. Precisamente por su corta edad su canción más emblemática y por la que hoy es más recordada estuvo a punto de no editarse. A su discográfica le parecía perturbador que una niña de 15 años cantase un tema sobre un amor no correspondido. Finalmente, tras guardar la canción en el cajón varios meses, fue editada como cara B de la más alegre "That's all you gotta do", que también tuvo bastante éxito, pero pronto fue eclipsada por su supuesto complemento. La canción se ha convertido en un clásico y ha conocido numerosas versiones. Brenda Lee perdería popularidad en los 60, dejaría el pop y se reciclaría como intérprete de country en los 70, con notable éxito.

THE WANDERER
(DION, 1961)


Dion DiMucci fue uno de los cantantes de más éxito en América antes de la "invasión británica", y en 1961 estaba en su mejor momento. Su anterior sencillo, "Runaround Sue", había sido número uno y había vendido un millón de copias. Su compañía le escogió "The majestic" como su próximo single. Para la cara B Dion grabó una canción que le había pasado Ernie Maresca, el compositor de su anterior éxito, después de que hubiese sido rechazada por el grupo para el que originalmente la había compuesto. De manera inesperada, los DJs de las radios prefirieron radiar ésta, una historia sobre un vagabundo que va de ciudad en ciudad sin propósito ni dirección. Acabaría convirtiéndose en el mayor éxito de Dion y en su canción más recordada.

GREEN ONIONS
(BOOKER T & THE MGs, 1962)


En principio no tenían nombre y eran un grupo de músicos de estudio que la Stax tenía para acompañar a sus artistas en las grabaciones. Pero en una de sus sesiones en 1962, en un descanso de la grabación de un single de Billy Lee Riley, se pusieron a tocar, y al dueño de la compañía le gustó tanto aquello que les grabó y se decidió a lanzar el single. Como cara B, el guitarrista Steve Cropper sugirió hacer una improvisación sobre un riff pegadizo que el organista Booker T. Jones había compuesto un par de semanas antes. Así, de manera totalmente improvisada, aquel grupo grabó dos temas instrumentales y vio publicado un single, con la primera de ellas, la balada "Behave yourself", como cara A, contra la opinión de Cropper, que creía que la cara B era mejor. Las radios le darían la razón a Cropper y finalmente la cara B se convertiría en un sorprendente éxito, llegando al tercer puesto de las listas de ventas en América, y manteniendo una sorprendente vigencia comercial (en el Reino Unido llegaría al top-10... ¡en 1980!), habiendo sido utilizada en incontables anuncios y películas desde su publicación. El grupo, uno de los primeros racialmente integrados (dos negros y dos blancos) en tener éxito, seguiría publicando singles y álbums durante los 60, sin dejar de ejercer como grupo de apoyo en las grabaciones de Stax, con artistas como Otis Redding, Sam & Dave, Albert King, Wilson Pickett y otros. Se separarían en 1971, aunque después tendrían varias reuniones. Cropper conseguiría nuevos éxitos en los 80 como parte de la banda de los Blues Brothers.

SURFIN' SAFARI
(THE BEACH BOYS, 1962)


Después de haber tenido un éxito moderado con su primer single "Surfin'", para el segundo firmaron por una gran compañía, Capitol, que pensó que el siguiente debía ser una canción dedicada al otro gran tema de la música surf, los coches. Por ello, se escogió "409" como el nuevo lanzamiento. Pero varias emisoras del Medio Oeste empezaron a hacer sonar la cara B, otro tema de surf... y ésta se hizo rápidamente muy popular, eclipsando la cara A y escalando rápidamente en las listas, convirtiéndose en el primer gran hit del grupo y lanzando definitivamente su carrera. También fue su primer single en publicarse internacionalmente, y aunque fue un fracaso en Gran Bretaña alcanzó el top-10 en Australia y nada menos que el número uno en Suecia. Al año siguiente los Beach Boys publicarían "Surfin' USA" y se convertirían definitivamente en estrellas.

JULIET
(THE FOUR PENNIES, 1964)


El mayor éxito de este grupo británico hoy prácticamente olvidado fue esta balada un tanto ñoña que originalmente fue lanzada como cara B de una canción llamada "Tell me girl" pero que, preferida por los DJs de las radios, acabó haciéndose tan popular que alcanzó el número uno de las listas británicas. El grupo tendría posteriormente otros éxitos menores (tres singles en el top-20) antes de separarse en 1966. En América sólo se publicaron dos de sus singles, que no tuvieron la más mínima repercusión, concediéndoles el dudoso honor de ser el único grupo con un número uno en el Reino Unido en no haber entrado nunca ni aunque fuera en los puestos más bajos de las listas americanas.

VIVA LAS VEGAS
(ELVIS PRESLEY, 1964)


Una de las canciones que Elvis grabó para la película del mismo título, fue lanzada como cara B de otra de ellas, una versión de "What'd I say" de Ray Charles, pero fue igualmente radiada y obtuvo similares posiciones en las listas, sin ser ninguna de ellas en principio un gran hit. Pero en el mercado internacional se decantaron claramente por la cara B, que alcanzaría incluso un digno número 12 en las listas británicas. La canción perduraría, alcanzando finalmente un disco de oro y convirtiéndose en uno de los temas clásicos de Elvis, incluso aunque éste nunca llegó a cantarla en directo. Ha sido versionada por incontables artistas y utilizada en innumerables películas y anuncios. En 2002 la ciudad de Las Vegas solicitó a los herederos de Elvis poder utilizarla como canción oficial de la ciudad, aunque una complicada negociación (con problemas de derechos incluidos) ha hecho que, de momento, la iniciativa quedase en nada.

GLORIA
(THEM, 1964)


Desde luego este grupo de Belfast liderado por un jovencísimo Van Morrison puso toda la carne en el asador para su segundo single. La cara A fue probablemente la versión definitiva del clásico del blues "Baby please don't go", que ya por sí misma era bastante para llevarles por vez primera en su carrera no sólo a entrar en las listas, sino a colarse en el top-10. Pero la cara B no se quedaba atrás. Un tema muy simple, de tres acordes, que había compuesto Morrison apenas a los 18, y que en directo el grupo acostumbraba a prolongar minutos y minutos mientras Morrison improvisaba nuevos versos. Aunque llegó a entrar en las listas por pleno derecho no alcanzó en principio el éxito de su cara A; sin embargo, con el paso del tiempo, se ha convertido en un clásico y es una de las canciones más versionadas de la historia del rock. El grupo, en parte por errores de management y en parte por su personalidad poco amistosa con los medios, no terminaría de triunfar, y acabaría peleándose en 1966 en plena gira americana, con Morrison iniciando al año siguiente una exitosa carrera en solitario mientras que algunos de los otros seguirían unos años usando el nombre del grupo.

TAINTED LOVE
(GLORIA JONES, 1965)


En su momento ya le dediqué toda una entrada a esta canción. Una joven Gloria Jones la grabó al principio de su carrera como cara B del single "My bad boy's comin' home", que no tuvo demasiado éxito. Casi una década después, la canción fue redescubierta en el circuito de clubes de Northern Soul del Reino Unido, y se hizo tan popular que la propia cantante, por entonces emparejada con Marc Bolan y viviendo en Inglaterra, acabaría grabando una nueva versión en 1976, aunque sin demasiada repercusión. Sin embargo en 1981 el dúo británico Soft Cell grabaría la suya, que, esta vez sí, sería número uno en casi todo el mundo.

UNCHAINED MELODY
(RIGHTEOUS BROTHERS, 1965)


El dúo formado por Bobby Hatfield y Bill Medley estaban en su momento de mayor éxito. Máximos exponentes del soul blanco y con Phil Spector como productor, en 1964 ya habían conseguido, con "You've lost that lovin' feeling", alcanzar el número uno tanto en América como en el Reino Unido, y su siguiente lanzamiento también había funcionado muy bien. En 1965 su nuevo single iba a ser otra composición de Spector, "Hung on you". Para la cara B, sin embargo, grabaron una versión de un clásico grabado por vez primera por Todd Duncan en 1955 y que había conocido ya numerosas versiones con bastante éxito. Esta versión optó por una producción más simple que el clásico muro de sonido habitual de Spector y era, en esencia, un tema en solitario de Hatfield, puesto que Medley no cantaba en él. Pronto fue esta cara la preferida en las radios y se convirtió en la versión definitiva de la canción, alcanzando el cuarto puesto de las listas en América y el 14 en el Reino Unido. Con el tiempo acabaría siendo la canción más recordada del dúo, y en 1990, cuando fue incluida en la banda sonora de la película Ghost, regresaría al top-20 por partida doble, tanto en su versión original como en una nueva versión lanzada por el ya veterano dúo. Los Righteous Brothers aún grabarían otro single con Spector antes de que se hiciera patente que no se llevaban bien con él y se fueran a otra compañía. Aún tendrían unos cuantos éxitos, incluyendo un nuevo número uno, antes de separarse en 1968, aunque no de manera definitiva, ya que desde 1974 se seguirían reuniendo constantemente, para nuevas grabaciones o giras, hasta la muerte de Hatfield en 2003.

GOD ONLY KNOWS
(THE BEACH BOYS, 1966)


La canción que Paul McCartney definió en una ocasión como la mejor jamás escrita es una maravilla mucho más compleja de lo que parece. Cualquiera que tuviera oídos sabría que era una cara A obvia. Pero en ella Brian Wilson se atrevió a hacer algo que nadie había hecho hasta entonces: hablar de Dios en un tema pop. Incluso el propio autor tenía dudas, pero la canción era tan buena que no fue capaz de descartarla. Habría sido un gran single, pero temiendo que la mención a Dios en el título les diera problemas, finalmente apareció como cara B de "Wouldn't it be nice": como se temían, muchas emisoras censuraron la canción por blasfemia y el single no funcionó tan bien como era habitual hasta entonces en los lanzamientos del grupo, lo que probablemente afectó también para que el LP Pet sounds, hoy unánimemente aplaudido como su obra maestra, fuese también el álbum peor vendido de su carrera. En Europa, sin embargo, no hubo tantos problemas: la canción fue publicada como cara A y alcanzó los primeros puestos de las listas en muchos países.

RUBY TUESDAY
(THE ROLLING STONES, 1967)


No es extraño que un grupo del calibre de los Rolling Stones tuviera una buena colección de caras B excepcionales, algunas de las cuales lograrían entrar en las listas. Sus caras B ocultaban temas como "Play with fire", "I'm free" (que los Soup Dragons llevarían al top-5 en 1990), "Dandelion", "2000 light years from home"... Uno de los casos más curiosos, sin embargo, sería el de "Ruby Tuesday", una balada psicodélica sobre una groupie firmada por Jagger y Richards pero compuesta realmente por Richards y Brian Jones. Era la cara B de "Let's spend the night together", pero cuando el single se publicó en los USA muchas emisoras americanas consideraron que el tema titular era demasiado obsceno para radiarlo, por lo que pincharon masivamente la otra cara, que tuvo un gran éxito y acabaría alcanzando el número uno. Y no será la última vez que veamos a los Stones por estas listas...

I AM THE WALRUS
(THE BEATLES, 1967)


No estaría completa una lista de caras B sin incluir alguna de los Beatles, un grupo con tantas canciones buenas que tuvieron que inventar el concepto de "doble cara A" para dar salida a singles sin desperdicio como "Yellow submarine"/"Eleanor Rigby", "Penny Lane"/"Strawberry fields forever" o "Something"/"Come together". Aunque, en honor a la verdad, el invento vino simplemente para contener un ataque de ego de John Lennon que no estaba dispuesto a relegar su "Day tripper" a la cara B del "We can work it out" de Paul McCartney, pese a que la opinión de todos los demás, luego refrendada por el público, era que ésta era el single claro.
Aun así dejarían en sus caras B joyas como "Rain", la primera y más rápida versión de "Revolution" o ésta, la mítica "I am the walrus". Compuesta por un Lennon hasta arriba de ácido como reacción jocosa a la noticia de que un profesor de literatura inglesa hacía analizar a sus alumnos las canciones de los Beatles, es sin duda una de las letras más confusas y demenciales de toda la carrera de los Fab Four y una de las cimas de su época psicodélica. Para desilusión de Lennon, sin embargo, fue relegada a cara B de la más convencional y radiable "Hello, goodbye" de McCartney. Quizá la decisión fue un acierto comercial, el grupo obtuvo un número uno mundial, pero inició el distanciamiento definitivo entre John y Paul, cuyas inquietudes musicales iban ya en direcciones muy diferentes. La canción nunca llegó a ser realmente un hit (al menos no en mayor medida que cualquier canción de los Beatles), pero ha pasado al imaginario popular y es un referente en la carrera de los de Liverpool.

THE HORSE
(CLIFF NOBLES & CO, 1968)


Uno de los casos más extraños. Cara B del single "Love is all right", no era más que una versión instrumental de su cara A, pero por alguna extraña razón las emisoras acabaron pinchándola más, y a la gente le gustó tanto que acabó en el segundo puesto de las listas de ventas, vendiendo un millón de copias y ganando el disco de oro. Casi cinco décadas después, sigue siendo una melodía habitual para que las emisoras de radio americanas la pongan de fondo mientras dan noticias, especialmente deportivas, y es habitual en el repertorio de las bandas de marcha. Lo más gracioso es que, siendo el único éxito del titular Cliff Nobles, era un tema en el que él no participaba en absoluto, dado que era tan sólo cantante y no tocaba ninguno de los instrumentos.

Y esto es todo por hoy. En la próxima entrega veremos ejemplos de los últimos coletazos de los 60 y de los agitados años 70, con caras B extraídas tanto de singles que arrasaron en todo el mundo como de oscuros lanzamientos conmemorativos de campeonatos de fútbol. ¡Porque nunca se sabe dónde puede estar el hit!