lunes, junio 22, 2015

Esto no estaba previsto: caras B que han hecho historia (parte 3 de 4)


Seguimos con la tercera entrega de este extenso repaso a las canciones que, destinadas a ser un simple complemento, acabaron encontrando el éxito. Hoy vamos a continuar desde el punto en que lo dejamos, a cerrar los años 60 y a adentrarnos en los 70. La mayoría de estas canciones son auténticos clásicos.

YOU CAN'T ALWAYS GET WHAT YOU WANT
(THE ROLLING STONES, 1969)


"Honky tonk women" era un temazo que fue número uno en medio mundo, pero el que comprara el single cuando salió en julio de 1969 se encontraría además con una cara B apoteósica. Una balada acústica de Jagger a la que en el proceso de grabación le fueron añadiendo capas hasta culminar con un coro gospel, y que todavía se hacía mayor en su versión completa (tres minutos más larga, publicada en el LP Let it bleed cinco meses después). La crítica la saludó como la respuesta stoniana al Hey Jude de los Beatles y suele incluírse entre las mejores canciones jamás escritas por los Stones, que no es poco decir. A diferencia de la mayor parte de canciones de esta lista no fue un éxito desde el primer momento, probablemente eclipsada por su cara A; sin embargo su vigencia fue tal que acabaría entrando en las listas ¡en 1973! Acabaría por convertirse en una de las favoritas de sus seguidores, habitual en sus conciertos e imprescindible en sus recopilaciones de éxitos.

FORTUNATE SON
(CREEDENCE CLEARWATER REVIVAL, 1969)


En 1969 la banda liderada por John Fogerty parecía estar tocada por la varita mágica del talento sin fin, y en el plazo de un año no sólo publicaron sus tres mejores LPs, sino que lanzaron nada menos que cinco sencillos sin el más mínimo desperdicio, lanzamientos que podrían considerarse auténticas "dobles caras A" de un nivel que pocos han alcanzado. Solo que oficialmente no lo eran. Temazos como "Born on the bayou", "Lodi", "Conmotion" o "Who'll stop the rain" fueron lanzados como caras B de los no menos geniales "Proud Mary", "Bad moon rising", "Green River" y "Travellin' band", aunque igualmente han pasado a la historia por su calidad y en la mayoría de los casos incluso entraron en las listas por sí mismos. Pero quizá el caso más espectacular fuese el del cuarto de sus singles de aquel año, "Down on the corner", por cuanto su cara B, un himno antibélico que criticaba a aquellos que promovían la guerra con orgulloso patriotismo sabiendo que no iban a ser ellos los que fueran a primera línea del frente, es hoy una de las más famosas y reconocibles canciones del grupo y un clásico ineludible de los 60. Por desgracia las tensiones internas acabarían con el grupo y los conflictos contractuales con su discográfica afectarían seriamente la carrera en solitario de Fogerty, que llegaría incluso a retirarse de la música entre 1975 y 1985.

NA NA HEY HEY KISS HIM GOODBYE
(STEAM, 1969)


Ya he contado antes en este blog la historia de esta canción. Garrett Scott intentaba lanzar su carrera como cantante y consiguió un contrato con Mercury, graba unas canciones y la compañía decide lanzar una de ellas, "It's the magic in you girl", como single, pero queriendo guardarse las otras canciones para posteriores lanzamientos le encargan que grabe un tema de relleno para la cara B. Junto con un par de amigos, en una noche, graban una canción tratando de hacerla lo más tonta y antirradiable posible para evitar que los DJs la pusieran en vez de la cara A. Su fracaso en este empeño fue tan espectacular que acabaron consiguiendo el número uno. Aun después de que la cara B del single promocional empezase a tener éxito Scott y sus amigos renegaron de aquel engendro y se negaron a publicarlo bajo su nombre, por lo que hubo que crear aprisa y corriendo un grupo de la nada para promocionarlo, dar conciertos y grabar un LP. Por supuesto, el grupo no tendría más éxitos. La carrera de Garrett Scott, por su parte, nunca despegaría.

ROADHOUSE BLUES
(THE DOORS, 1970)


Después de la fría acogida de su cuarto y más experimental LP The soft parade y del arresto de Jim Morrison por escándalo público en un concierto de Miami, los Doors se jugaban mucho en su próximo lanzamiento. La jugada les salió bien, Morrison Hotel fue un regreso a sus raíces que les reconcilió con crítica y público, aunque no tuvieron singles de éxito como en los discos anteriores. Quizá porque no acertaron al elegir "You make me real" como sencillo. Sin embargo, la cara B era este potentísimo blues que sí sonaría en las radios, entraría en las listas y se convertiría en uno de los grandes momentos de sus conciertos. Acabaría siendo uno de los clásicos de su época, y el tema más versionado de los Doors.

YOUR SONG
(ELTON JOHN, 1970)


Elton John era un joven cantante inglés que soñaba con comerse el mundo, pero hasta ese momento no había tenido suerte. Su debut no había vendido demasiado y el primer single de su segundo LP había sido un fracaso en Inglaterra, aunque había obtenido un éxito moderado en América, lo que convenció a la discográfica de editar allí un segundo single del álbum. El tema elegido fue "Take me to the pilot", una buena canción que se convertiría en un clásico del repertorio del cantante, pero sería la balada romántica de la cara B la que llamaría la atención de los DJs y sería radiada, consiguiendo un enorme éxito y alcanzando el top-10, lo que llevaría a su lanzamiento como single también en Inglaterra donde alcanzaría un éxito similar. Fue el primer hit de Elton John y el inicio de una impresionante carrera plagada de éxitos.

AIN'T NO SUNSHINE
(BILL WITHERS, 1971)


Bill Withers había estado en el ejército y llevaba años trabajando en una fábrica y grabando maquetas en su tiempo libre antes de que le llegase su oportunidad. Cuando ésta le llegó, tuvo un debut arrollador. Su primer single era una canción socialmente comprometida llamada "Harlem", pero las radios prefirieron hacer sonar la cara B, un tema mucho más emocional y de arreglos más simples, que incumplía uno de los estándares de la industria, ya que empezaba directamente con la voz, sin dejar una intro para permitir a los DJs de las emisoras acabar de presentar la canción mientras empezaba a sonar. Aun así, el tema se convirtió inmediatamente en un éxito, llegó al tercer puesto de las listas de ventas y ganó el Grammy a la mejor canción de R&B en 1972. Withers pudo hacer carrera con la música y no tuvo que volver a la fábrica.

MAGGIE MAY
(ROD STEWART, 1971)


"Reason to believe", versión de un tema de Tim Hardin, fue el primer single del tercer álbum en solitario de Rod Stewart. Y no funcionó mal: entró en el top-20 de las listas británicas y se convirtió en el sencillo de mayor éxito que hasta ese momento había lanzado. En América, en cambio, estaba obteniendo resultados más modestos... hasta que varias emisoras comenzaron a radiar la cara B, un tema autobiográfico en que Stewart contaba la relación de un chico joven con una mujer mayor, a pesar de que su duración (más de cinco minutos) superaba lo habitual en la radiofórmula. Esta canción conectó mucho mejor con el público y catapultó el single hasta lo más alto de las listas, primero en América y luego en el resto del mundo. La popularidad de Stewart se disparó, y su carrera en solitario eclipsó definitivamente la de su grupo, los Faces, que se acabarían separando unos años después.

SOUL MAKOSSA
(MANU DIBANGO, 1972)


Uno de los grandes éxitos de la música africana salió del lugar menos esperado: esta canción que anticipaba la música disco era originalmente la cara B del "Hymne De La 8e Coupe D'Afrique Des Nations", una canción conmemorativa por la organización por vez primera parte de Camerún de la Copa de África de fútbol, y que Dibango retomaría años después con el título "Mouvement ewondo". Es un misterio cómo llegó el disco a New York, pero David Mancuso descubrió el single en una tienda de discos de Brooklyn y popularizó la canción en sus fiestas. El DJ de la emisora de radio negra más popular de la ciudad comenzó a pincharla frecuentemente, y, como era imposible encontrar una copia, se publicaron hasta 23 versiones de grupos locales buscando capitalizar la demanda antes de que una compañía licenciase el original y lo publicase en América. El single entró rápidamente en las listas, llegando a coincidir en el top-100 con hasta ocho de sus versiones, lo que hace suponer que el éxito podría haber sido mayor de haberse lanzado antes de que aparecieran. La canción ha sido posteriormente versioneada, homenajeada o sampleada por muchos músicos, desde Michael Jackson a los más importantes nombres de varias generaciones de hiphoperos.

ROCK AND ROLL PART 2
(GARY GLITTER, 1972)


Single de debut de uno de los grandes nombres del glam-rock, "Rock and roll" tuvo un gran éxito en Gran Bretaña, pero en América fue la cara B, una versión instrumental del mismo tema, la que realmente gustó. Muchos años después de que el glam se hubiese olvidado, la canción todavía seguía siendo popular, y frecuentemente utilizada para animar al público en numerosos eventos deportivos. O al menos lo fue durante tres décadas, hasta que el ya viejo Glitter fue condenado por abuso de menores y prácticamente en todas partes decidieran dejar de utilizarla.

ALWAYS ON MY MIND
(ELVIS PRESLEY, 1972)


Escrita por uno de los compositores de mayor éxito del country, Wayne Carson, y acabada en el estudio junto a Mark James (compositor de uno de los últimos grandes éxitos de Elvis, "Suspicious minds") y Johnny Christopher, la canción fue grabada por varios artistas de forma casi simultánea en 1972. Gwen Mcrae sería la primera en lanzarla y Brenda Lee la primera en meterla en las listas, pero la versión de Elvis sería la que pasaría a la historia. Canción de disculpa a un amor al que no se le ha prestado tanta atención como merecía, Elvis ya la había grabado en marzo, poco después de su divorcio de Priscilla, pero la tuvo archivada hasta noviembre, en que apareció como cara B de "Separate ways", otra canción sobre el fin de un amor. Mientras la cara A llegaba al top-20, la cara B se convertía en uno de los éxitos del año en las listas de country y le arrebataba el protagonismo a la titular en las listas británicas, donde alcanzaba el top-10. La canción ha acabado convertida en uno de los clásicos del Elvis de los 70 y ha conocido numerosas versiones posteriores, algunas con gran éxito, como la del cantante country Willie Nelson que llegó al top-5 en América en 1982, o la antológica versión synth-pop de Pet Shop Boys que fue número uno en medio mundo, y que es considerada una de las mejores versiones de todos los tiempos.

KUNG FU FIGHTING
(CARL DOUGLAS, 1974)


En principio no era más que un tema de relleno. Al finalizar la grabación de un single llamado "I want to give you my everything" el productor Biddu preguntó a Douglas si tenía algo para la cara B. Douglas le presentó una letra, Biddu improvisó una melodía y la grabaron rápidamente en un par de tomas en los diez minutos que les quedaban para finalizar la sesión. Como era sólo una cara B no se cortaron demasiado en añadir efectos, uhs, ahs y golpes. A fin de cuentas, ¿quién iba a escucharla? Pero el responsable de la discográfica se dio cuenta de su potencial y decidió que había que publicarla como single. En principio no tuvo la más mínima repercusión, pero poco a poco fue haciéndose popular en los clubes de baile y dos meses después de su lanzamiento conseguía entrar en las listas. Al mes siguiente era el single más vendido de Gran Bretaña. Al siguiente era editado en América y alcanzaba también el número uno. Vendió once millones de copias.

BLACK WATER
(THE DOOBIE BROTHERS, 1974)


Los Doobie Brothers estaban en su mejor momento, después de que sus dos LPs anteriores hubieran conseguido disco de platino, pero su nuevo trabajo no tuvo en principio tan buena respuesta, ya que ninguno de sus singles habían alcanzado ese top-10 que sí había impulsado las ventas de los discos anteriores. "Another park, another sunday" solo llegó al top-40 y "Eyes of silver" ni siquiera había alcanzado el top-50. La discográfica ya estaba en modo control de daños y había relanzado el primer single del grupo cuando llegó la sorpresa. A causa de un verso crítico con la radio, algunas emisoras habían dejado de pinchar "Another park, another sunday" y habían empezado a poner su cara B, una balada melódica con la que el público sí conectó. Poco a poco la canción fue subiendo en las listas hasta alcanzar el número uno, el primero de la carrera del grupo, casi medio año después de su aparición como cara B, e impulsando las ventas del LP hasta convertirlo en el más vendido del grupo hasta entonces. Un éxito cocido a fuego lento.

IN THE FLESH
(BLONDIE, 1976)


La carrera de Blondie acababa de empezar pero todavía eran básicamente un grupo underground y no estaba muy claro que fueran a llegar a ninguna parte. Su primer single, "X-Offender", tenía una letra demasiado controvertida para la mayoría de radios comerciales, sobre una prostituta que se enamora del policía que la detiene, y su discográfica no parecía estar haciendo demasiados esfuerzos por promocionarles. Aun así no les fue mal, porque una compañía más grande, Chrysalis, escuchó su disco, vio su potencial y les contrató. El éxito, sin embargo, les llegó antes de lo esperado y de la manera más imprevista. La edición británica del single, buscando unir dos temas con potencial, había relegado "In the flesh", que había sido originalmente el segundo sencillo del grupo, a la cara B del single. Cuando Chrysalis, compañía británica, contrató a Blondie, reeditó el álbum y envió a modo de promoción copias del single a diversas emisoras. Una de ellas llegó a Countdown, el programa más popular de la televisión australiana, donde hicieron sonar por error la cara B en vez de la A. Fue un éxito. Chrysalis tuvo que lanzarla como single en Australia y la canción subió como la espuma en las listas, alcanzando el número 2, y también logró colarse en las listas en algún país europeo, como Bélgica. Aunque aún lejos de los superventas mundiales que llegarían a ser, supuso el primer éxito del grupo y lanzaría su carrera.

BETH
(KISS, 1976)


Esta canción había sido recuperada por el batería Peter Criss del grupo en el que había estado antes de Kiss, que no había llegado a grabarla, pero Gene Simmons y Paul Stanley la odiaban. Creían que no tenia nada que ver con ellos. A fin de cuentas Kiss era un grupo de rock con caras pintadas y canciones macarras, ¿qué pintaba esa balada ahí? Criss tuvo que grabarla sin ningún otro miembro del grupo en el estudio, poniendo la voz sobre una instrumentación orquestal de piano y cuerdas que la hace la única canción de la discografía del grupo en que no tocaba ninguno de ellos. Una vez grabada, Simmons y Stanley seguían oponiendose a su inclusión en su LP Destroyer, y solo fue incluida por insistencia de su manager. Unos meses después, en lo que Simmons reconocería mas tarde que había sido una maniobra para obligar a las emisoras de rock a pinchar la cara A y no darle la vuelta al disco, sería escogida como cara B de "Detroit rock city", tercer single extraído del álbum, que no se estaba vendiendo tan bien como se esperaba. Contra pronóstico, las radios hicieron justo lo que quería evitar Simmons y comenzaron a pincharla, haciéndola muy popular y logrando un éxito inesperado. La canción alcanzó el top-10, siendo el single de mayor éxito de la carrera de Kiss y propulsando el LP hasta el doble disco de platino, que lo hace el álbum más vendido de la banda. No es que esto aumentase la estima que el grupo sentía por la canción, de todas formas: en los conciertos solían dejar el escenario y dejar sólo a Criss cantando sobre una grabación de la música.

Y aquí cerramos la penúltima entrega de este amplio dossier, la más temporalmente concentrada de las cuatro. Ya sólo nos queda el último capítulo, en el que intentaremos concentrar en una sola entrada las caras B míticas de las últimas cuatro décadas de música. ¿Será posible? ¡Estad atentos!

POST SCRIPTUM 20-1-2016: Añadida "Your song" a la lista. ¡No puedo creer que se me pasara!