jueves, diciembre 31, 2015

Resumen del 2015: Personajes del año

¡Y sigue el resumen anual! Como ya es tradicional, en esta segunda entrega os presento los nombres que han marcado la actualidad estos doce meses. ¡Me habría gustado meter alguno relacionado con buenas noticias, pero ha sido un año muy oscuro y me ha resultado prácticamente imposible!

5. ANDREAS LUBITZ

Un joven alemán con algunos problemas psiquiátricos, agobiado por problemas de visión que le impedían ascender en su carrera y por la ruptura reciente con su novia (al parecer embarazada), Lubitz no pudo más y decidió quitarse la vida. Por desgracia el chico era copiloto de una linea aérea y, con tendencias narcisistas, decidió despedirse saliendo en todas las noticias. Aprovechando que el piloto había salido de la cabina para ir al baño, se encerró en ella e inició un descenso para estrellarse contra los Alpes. Murieron 150 personas, incluído el mismo. Desde entonces muchos países y compañías han puesto en marcha la norma de que deba haber siempre un mínimo de dos miembros de la tripulación en la cabina durante el vuelo.

4. YANIS VAROUFAKIS

Aunque ha desaparecido del mapa en la segunda mitad del año, el ex-ministro de economía griego fue el puto amo de la actualidad internacional de los primeros meses del 2015, por su carisma, su actitud desafiante y su falta de sintonía con sus interlocutores europeos, a los que sacó las vergüenzas demostrando que no tenían razón; claro que luego los otros se vengaron demostrando que no hace falta tener la razón para poder imponerla, pero esa es otra historia. Fue el rostro más reconocible de la izquierda griega que con Alexis Tsipras al frente ganó las elecciones en Grecia, a la que las zancadillas de los gobiernos conservadores europeos, más interesados en evitar el éxito de un gobierno de izquierdas que en llegar a acuerdos que puedan evitar problemas a largo plazo, llevarían meses después a una crisis de gobierno de la que ha salido tras unas nuevas elecciones con una postura más moderada. Claro que para entonces Varoufakis ya había dimitido de su cargo, porque a un triunfador como él, profesor de economía y asesor de una de las empresas de más éxito de Grecia, maldita la falta que le hacía seguir metido en esas mierdas.

3. ALBERT RIVERA

Ya en junio de 2014, ante el imparable auge de Podemos, el presidente del Banco de Sabadell Josep Oliu afirmó que hacía falta "un Podemos de derechas", pero quizá no fuera hasta principios del 2015, cuando algunas encuestas llegaron a situar a Podemos como primera fuerza en intención de voto, cuando el capital reaccionó y puso sus recursos al servicio de la creación de una alternativa. Albert Rivera fue quien aceptó el reto. Ciudadanos no era en realidad un partido nuevo, existía desde 2005 y tenía representación institucional en Cataluña desde 2006, pero el apoyo del capital y una buena (y bien pagada) campaña de marketing les presentó como el partido por el cambio para aquellos que no estaban tan a la izquierda como Podemos, para desesperación y ruina de UPD, el partido que aspiraba a ocupar ese espacio pero que nunca llegó a estar tan definido, y del que buena parte de miembros abandonaron el barco en cuanto empezaron las vías de agua para sumarse al de Rivera. El caso es que Rivera siguió el camino abierto por Pablo Iglesias y los suyos, apareció sin parar en televisión, criticó a los grandes partidos y la corrupción y como premio logró por vez primera su implantación nacional fuera de Cataluña. Aunque las encuestas les daban mejores resultados de los que obtuvieron, llegaron a ser considerados como segunda fuerza de España en intención de voto un mes antes de las elecciones generales, se les acabaron viendo las costuras y se deshincharon un poco al final, no consiguiendo alcanzar su codiciada condición de fuerza bisagra. A pesar de lo cual se convirtieron en la cuarta fuerza política del país y obtuvieron 40 escaños en el Congreso. Nada mal para un partido que un año antes tenía un apoyo casi testimonial.

2. CHARLIE HEBDO

El popular semanario satírico francés vivió sus horas más oscuras el 7 de enero cuando dos asaltantes enmascarados, al parecer vinculados a Al-Qaeda y el yihadismo, asaltaron la redacción de la revista, al parecer como represalia por la visión crítica que ofrecían del Islam y sus representaciones irrespetuosas de Mahoma. En el atentado fallecieron doce personas, incluyendo a cinco de los principales dibujantes de la revista, parte del comité de redacción que estaba reunido en ese momento, y a dos policías, además de resultar heridas otras once. Las imágenes de los asaltantes ejecutando a un policía caído en la calle abrieron todos los telediarios. Los días siguientes hubo más incidentes, aunque no tan graves, desatando la psicosis en París, por desgracia no por última vez este año. Numerosos dibujantes de todo el mundo homenajearon a los fallecidos. Se popularizó el lema "Je suis Charlie", utilizado en la red y en las manifestaciones de condena al atentado y apoyo a la libertad de expresión. El siguiente número de la revista vería la luz con una tirada excepcional de siete millones de ejemplares. Pero pronto hubo críticas contra el tono irrespetuoso utilizado en el semanario contra la religión, los mismos políticos que habían salido defendiendo la libertad de expresión criticarían o directamente oprimirían en sus propios países las voces disconformes con sus políticas (especialmente económicas y sociales) y la inyección de capital recibida por la revista llevaría a la división de lo que quedaba de la redacción. Y para finales de febrero, ya nadie era Charlie.

1. ESTADO ISLÁMICO

Decía hace unos años en este mismo resumen anual que, tras las muertes casi consecutivas de Gadafi, Bin Laden y Kim Jong Il, el mundo se estaba quedando sin supervillanos. Por desgracia el mundo tiene una increíble capacidad de regeneración en ese campo, especialmente cuando gran parte de las potencias que deberían acabar con ellos antes de que crezcan prefieren ayudar a su expansión para favorecer sus conflictos con terceros. Las grandes potencias occidentales miraron hacia otro lado cuando este grupo terrorista de origen iraquí y con relaciones con Al-Qaeda se instaló en una Siria en plena guerra civil y se convirtió en azote del presidente sirio Bashar al-Asad, al que deseaban ver depuesto. Desde los muy ricos países árabes de la Península Arábiga se les estuvo patrocinando. Turquía les ha estado comprando petróleo o ayudando a traficarlo pese al bloqueo internacional, puesto que están en guerra también con los kurdos, con los que está en conflicto.
Todo se ha unido para que al final un grupo de psicópatas (su intención es ¡conquistar el mundo y asesinar a todos los que no estén de acuerdo con ellos!) se hayan hecho fuertes en Oriente Medio y amenacen con extender desde allí su reinado del terror, a base de cortar cabezas y cometer atentados. Han estado ahí ya un tiempo, proclamaron su independencia como estado de facto y se autoproclamaron califato en 2014, pero este año es cuando se han intensificado sus labores de captación en las redes sociales y sus actividades de terrorismo internacional. Su crueldad en Siria ha sido uno de los factores que ha intensificado la crisis de refugiados que huían de la guerra civil de dicho país. En noviembre se produjo un brutal ataque en París: bombas en torno a un estadio donde se jugaba un partido de fútbol, cafeterías aleatorias acribilladas y, finalmente, una matanza en una conocida sala de conciertos. Otros atentados preparados posteriormente han podido evitarse. Pese a que los países occidentales no estaban muy por la labor de hacer un movimiento que pudiera ayudar a los partidarios de Al-Asad en Siria, finalmente Francia bombardeó instalaciones del Estado Islámico, como ya llevaba haciendo Rusia algún tiempo.
Esto parece que va para largo. Ya veremos cómo acaba.

Y ADEMÁS: OTROS PERSONAJES DEL AÑO QUE NO ME CABÍAN EN LA LISTA
Como El Ministerio del Tiempo, una joya de la televisión española que se ha convertido en poco tiempo en la serie nacional de culto que el público estaba esperando; Martin Shkreli, que se hizo conocido por comprar la patente de una medicina fundamental para tratar la malaria y el SIDA y subirle el precio de 13,50$ la tableta a 750$, y que, en una extraña parábola kármica, acabó el año siendo detenido por fraude por el FBI; Kim Davis, funcionaria americana que se negaba a entregar licencias de matrimonio (o sea, a hacer su trabajo) a las parejas gays, recortando unilateralmente sus derechos recién reconocidos; Manuela Carmena, Ada Colau y demás alcaldes de confluencias de izquierdas que empezaron a cambiar el panorama político de este país; Guillermo Zapata, concejal novato arrojado a los leones por unos tuits descontextualizados de hace cuatro años; Ahmed Mohammad, joven estudiante creativo que construyó un reloj y lo llevó a clase, siendo inmediatamente detenido cuando su profesor creyó que era una bomba; Sonia Monroy y Ana Allen, que, cada una por su lado, no estuvieron en los Oscar pero trataron de hacernos creer que sí; Hari Zinhasovic, que se coló en la gala de los premios del cine checo haciéndose pasar por ¡Jim Carrey!; la C.U.P., modesto partido catalán izquierdista e independentista que, tras obtener 10 escaños en las elecciones catalanas, se ha convertido en la llave de gobierno, pero que acaba el año sin ceder a las presiones para investir a Artur Mas y lo hacen votando al respecto en asamblea para obtener un surrealista empate a votos; y los fontaneros y montadores de Ikea de suegros de Granados, que escondieron un millón de euros oculto en su altillo... bueno, según ellos, claro, porque no es que se lo haya creído mucha gente.

BOLA EXTRA: Pensándolo mejor, a la mierda todos los anteriores, el verdadero personaje del año ha sido... ¡¡¡DAZZLORD!!!
O lo que es lo mismo, Carlos Melgares petándolo a lo grande en el concurso de cosplay del Salón del Cómic de Barcelona.


Y con esto cerramos el repaso de las noticias que han marcado el año, pero no el resumen, ni mucho menos. Próximamente.... ¡los mejores comics de 2015!