sábado, marzo 31, 2007

Directo a Video: Crueles intenciones 3 (primera de una serie de tres terceras partes que nadie necesitaba)

Supongo que la mayoría recordaréis Crueles intenciones, aquella adaptación teen de Las amistades peligrosas en que Buffy se besaba con la chica de Hellboy. Aunque sólo fuera por esa escena. No creo que sean tantos los que recuerden Crueles intenciones 2, floja precuela realizada como piloto de una serie de televisión que nunca llegó a realizarse, y que a pesar de sus defectos podía verse con simpatía gracias a un tono más cómico y más picante y a una decidida voluntad de no tomarse en serio a sí misma. Bueno, sí, y a una escena en la que dos gemelas desnudas se enjabonaban y besaban en la ducha, que, la verdad, era lo más memorable.
Bueno, pues ésta no creo que nadie quiera recordarla.
Otra carátula engañosa
Crueles intenciones 3, al no poder utilizar ya a los personajes originales (tras el trágico final de la original y la realización de la precuela, ya no había posibilidad de aprovecharlos más), recurre a una burda excusa para conectarlas: la protagonista es prima de la Kathryn Merteouil original, que era, según confesión propia, su ídolo y modelo de comportamiento. Aunque después de vista la película, no le llega ni a la suela de los zapatos en lo maquiavélica, y tampoco le hace mucha sombra en lo libertina. Da igual, porque ése es el menor de los problemas del film: la historia hace aguas por todas partes; ninguno de los personajes permite que el espectador se identifique con él, puesto que no tienen ni problemas ni objetivos (sólo vivir la vida en el colegio, ¿o debería decir en la piscina del colegio?); se toman decisiones estúpidas y sin sentido; y acaba la película y queda claro que acontecimientos clave que deberían haber cambiado a los protagonistas, no lo han hecho en absoluto, que todo sigue igual. Los que escriben libros sobre cómo hacer guiones mienten: ¡un guión con todos esos fallos se puede vender, y esta película es la prueba!
La historia comienza en tono de comedia teen, solo que sin gracia y sin sexo, al menos en pantalla. Un pseudo-Valmont hace una apuesta a que la chica no seduce a su apocado y alérgico compañero de cuarto, cosa que ella logra casi sin esforzarse. Luego él dobla la apuesta a que no seduce a un niño rico británico, y cuando está a punto ellos aparecen con una grabación del polvo que ella y el tímido (que no era tan tímido, sólo fingía) habían echado unas horas antes, fastidiándole el ligue y ganando la apuesta. Ella se pone de morros y empieza a tirarles los tejos para que se enfrenten, sin mucho éxito. Hasta que hace con ellos una apuesta, a que no son capaces de acostarse con las otra chicas del grupo de amigos que van juntos, ambas con pareja estable. Bueno, piensas, llevamos media hora de película pero parece que ya por fin va a empezar a pasar algo.
¿He comentado ya que se pasan el día en la piscina?
Pero no. A partir de aquí la película se pierde. No hay nada del tono cómico de la segunda, mucho menos del drama romántico de la original, y desde luego ninguna escena remotamente caliente, lo que no sería reprochable si no fuera porque se trata de una película en la que todo gira en torno al sexo, con seducciones junto a la piscina, escenas de cama y polvos rápidos. No, a partir de aquí la historia se bifurca en dos partes muy diferentes: una romántica en la que el pseudo-Valmont conspira y aprovecha una excursión para seducir a su objetivo; y una especie de thriller en que el "tímido de pega" demuestra que en realidad es un psicópata cabrón, le tiende una tramopa a su objetivo, le saca fotos teniendo una aventura con otro, luego la amenaza con enviarle las fotos a su novio si no se acuesta con él, y finalmente acaba violándola. Joder, si la iba a violar de todas formas, podía habero hecho directamente, así no habría tenido que elaborar una complicada trama de chantaje y nos habríamos ahorrado al menos media hora de cinebasura.
Y ella va y no le denuncia. ¡Pero, bueno!
Y entonces llega la Merteouil y le tiende una trampa, se acuesta con él y lo hace pasar como si él la hubiera drogado y violado. Y la policía lo detiene. Pero, a ver, ¿es que no le habrían detenido por violar a una chica? ¿Tenía que ser por violar a otra? ¿Tiene todo esto algún sentido?
Y cuando parece que todo ha acabado bien (bueno, más o menos) y que la Merteuil se va a liar con el pseudo-Valmont... ella pasa de él, y se acaba la película.
Gracias a Dios.
Y LO QUE HEMOS APRENDIDO HOY ES: ¡¡En América hay colegios universitarios para niños ricos en los que lo único que hacen es estar todo el día en la piscina!!
GENIÓMETRO: 0,5/5 ed woods

Y PRÓXIMAMENTE: Otra tercera parte innecesaria. En esta ocasión de una serie de películas en la que la primera ya era mala. Aunque no por eso luego duele menos.