martes, septiembre 20, 2011

Mentirosos

Fue Henrique Lage quien me descubrió la existencia de esta obra y yo, como buen amante de las historias de timadores, no pude evitar lanzarme a ella de cabeza. Escrita y dibujada por Shinobu Kaitami, Liar Game es básicamente una serie de peleas, con el atractivo de que en ella los puñetazos se han sustituído por el ingenio, la agilidad mental y la habilidad para engañar a los rivales. Los protagonistas participan en una competición de engaños organizada por una misteriosa organización cuyo propósito final todavía no está muy claro pero que parece tener un fuerte componente lúdico, puesto que miembros de dicha organización se divierten observando cómo se desenvuelven los jugadores.
De momento en España han sido publicados cuatro tomos, el último de ellos con un muy original sistema mixto con las páginas en el orden de lectura occidental y las viñetas en el orden de lectura japonés (ironía aparte, dicen que en octubre Planeta sacará la edición corregida para que los que nos lo compramos podamos canjearlo) de los trece editados en Japón (que por supuesto gracias a las bondades de la red he devorado ya). Por el momento se han desarrollado ya la primera ronda (tomo I, la más floja), la segunda (tomo II), una repesca (tomo III), la tercera ronda (tomos IV a VI, de momento en la edición española estamos aquí), una segunda repesca (tomos VII a VIII, quizá la segunda ronda más floja, lo que se acusa más por venir tras una de las más brillantes), una ronda preliminar a la cuarta ronda (tomos IX a X) y, la más reciente hasta ahora, la cuarta ronda (tomos XI a XIII, quizá la más apasionante hasta ahora). A diferencia de otros mangas de éxito no ha sido adaptado al anime (parece ser que a los productores les parece demasiado amoral para un público infantil) pero sí ha dado lugar a dos miniseries y un telefilme de acción real.
Photobucket
La protagonista de la serie es Nao Kanzaki, una joven estudiante inocente e ingenua, con una honestidad extrema a veces cercana a la estupidez. Un día recibe un paquete de una organización llamada Liar Game Tournament conteniendo 100 millones de yenes y una carta en la que se le incita a robar el dinero que ha recibido otro jugador antes de cierto plazo al tiempo que evita que le roben el suyo. Al final de ese plazo deberá devolver el dinero. Si ha robado el del otro jugador, podrá quedárselo; pero si lo ha perdido, tendrá una deuda de 100 millones con la organización. Por supuesto, siendo la chica tan inocente como es, su competidor le roba el dinero el primer día. Desesperada, acude a pedir ayuda a Shinichi Akiyama, un inteligente timador que acaba de salir de la cárcel tras haber estafado y llevado a la ruina a una gran empresa, en venganza por cómo esta empresa había engañado y llevado a la muerte a su madre.
Akiyama salvará la situación y, poco a poco, él y Kanzaki irán avanzando por las diferentes rondas del juego. Akiyama, que ingresa como participante en la segunda ronda, tiene como objetivo llegar a la ronda final, descubrir quién está detrás del Liar Game y destruírle. Por su parte, Kanzaki, a partir de la primera repesca intenta salvar a todos los participantes del juego, utilizando sus ganancias para pagar las deudas que van contrayendo éstos; Akiyama llega a definirla como "una llave inglesa arrojada contra la maquinaria del Liar Game", y uno de los miembros de la organización la define como "el jugador más peligroso e interesante", por delante de Akiyama y de sus otros grandes rivales.
A medida que avanzan se van encontrando con valiosos aliados y con durísimos contrincantes. El primer gran rival será Yuji Fukunaga, que aparece en la segunda ronda, un hábil y codicioso manipulador que, a partir de la tercera ronda, pasará a convertirse en aliado de Akiyama y Kanzaki. En esa misma tercera ronda aparece el temible Norihiko Yokoya, millonario y admirador de Hitler que no compite tanto por dinero como por su ansia de imponer su dominio a los demás. Es probablemente el rival más brillante con el que se las tiene que ver Akiyama, al menos su igual en cuanto a capacidad estratégica pero con muchos menos escrúpulos a la hora de, incluso, traicionar a sus propios aliados. En esa ronda adquiere una gran rivalidad con Akiyama y Kanzaki, a los que desde ese momento aspira a derrotar. Otro peligroso rival aparece en la cuarta ronda, el viejo Takashi Harimoto, un experimentado manipulador que lidera una secta y que compite junto a tres de sus fieles seguidoras que siguen sus instrucciones sin dudar ni un instante. Su aparición hace que la ronda se convierta en una batalla a tres bandas en vez de la típica confrontación a dos, haciendo de esta ronda la más imprevisible y emocionante hasta ahora, y dejando algunas cuentas pendientes que resolver en las rondas siguientes.
Tras una pausa de más de un año Kaitami ha vuelto al trabajo y parece que la serie va a regresar el próximo enero. Los fans estamos ansiosos.
GENIÓMETRO: 3,5/5 eisners

1 comentario:

Henrique dijo...

Yeah! Me alegro que estés enganchado. La miniserie no estaba nada mal:

http://www.youtube.com/watch?v=hTZ-9HWDKno