lunes, octubre 27, 2008

Semana Halloween: La tienda de los horrores

Hace mucho tiempo que no hago una semana temática, así que voy a aprovechar la llegada de Halloween para dedicarle una serie de posteos a monstruos, psicópatas, extraterrestres y demás terrores. Sí, ya lo sé, muy original no es que sea, pero he pasado por El Emperador de los Helados, donde Noel ya está en plena celebración, he recordado que Mad World sigue en pausa y que por tanto este año no habrá Halloween Special de Forfy, y me he dicho... ¿por qué no?
Y qué mejor que empezarlo con música...

Semiolvidada joya a revisitar, La tienda de los horrores adaptaba el musical que Alan Menken y Howard Ashman estrenaron en 1982 en el Off-Broadway inspirándose, a su vez, en el film de culto que Roger Corman dirigió en 1960 en dos días para aprovechar unos decorados que quedaban libres, y por una cifra mínima de 30000 dólares.

La película cuenta la historia de Seymour (Rick Moranis), un joven y torpón empleado de una pequeña floristería en uno de los barrios más deprimidos de la ciudad, enamorado de una tímida compañera de trabajo (Ellen Greene) a la que maltrata su novio sádico (Steve Martin). Su suerte parece cambiar cuando, tras un eclipse solar, encuentra una pequeña planta exótica que comienza a llamar la atención de los clientes. Sin embargo, no tardará en descubrir que la planta se alimenta de sangre humana... y cuando crezca, comenzará a exigirle algo más que sangre...

El musical, a ritmos de rock'n'roll, duduá y soul clásico, se convirtió en un éxito y fue llevado al cine en 1986, con dirección de Frank Oz. La película potencia las posibilidades cómicas del material con un reparto repleto de actores cómicos (además de Moranis y Martin, cameos de James Belushi, John Candy, Christopher Guest y, en una escena hilarante, un desatadísimo Bill Murray), y sustituyó el trágico final original (que llegó a ser filmado pero no superó los pases de prueba) por un más satisfactorio happy ending.
En fín, una película a recuperar y una sugerencia para una sesión de Haloween musical.

Y PARA COMPLETAR UNA SESIÓN DOBLE LE PODÉIS AÑADIR: la maravillosa The Rocky Horror Picture Show, que todos deberíais tener como musical de cabecera. Un extraordinario musical homenaje a la serie B del que se ha dicho ya tanto que no merece la pena decir mucho más. Como seguramente la habréis visto ya (y si no, dejad de navegar por la red y poneos a ello inmediatamente) y en estos años de bloguero ya he puesto varios videos de la película, os pongo uno de la versión mexicana, a ver si os sorprende. El original, aquí.

¡Hale! Mañana, más.