viernes, octubre 31, 2008

Semana Halloween: En la boca del miedo

Hoy voy a recomendar una última película para Hallowen, aunque probablemente a estas alturas ya habréis hecho vuestros planes... Hoy os voy a hablar de En la boca del miedo. Una película de ese gran maestro de la serie B post-Corman que es John Carpenter, la mejor que hizo en los 90, y, aunque a algunos les pueda sonar a sacrilegio, y más en este día, a mí me gusta más que la mítica La noche de Halloween.
Con numerosas referencias a la serie B clásica, a Lovecraft y a Stephen King, con un puñado de buenas ideas que podrían haber dado cada una para una película entera, y con una estructura metalingüística tan aterradora como cautivadora, Carpenter parte de una premisa digna del género negro para construír una pesadilla de la que no hay escape. Un escéptico y sagaz investigador de seguros, John Trent (a quien da vida Sam Neill), recibe el encargo de encontrar a Sutter Cane, un escritor de novelas de misterio desaparecido (interpretado por un elegantemente siniestro Jurgen Prochnow), cuyos lectores empiezan a verse psicológicamente afectados por sus novelas. Trent, convencido de que todo es un montaje publicitario o, peor aún, un fraude para sacar dinero del seguro, sigue la pista de Cane hasta el pueblo donde transcurren sus terroríficas novelas...

En su momento, la película tuvo una acogida más bien fría por parte de crítica y público, en un momento en que la carrera de Carpenter no atravesaba por su mejor momento; sin embargo, ha ido ganando reconocimeinto con los años. Una película que merece mucho la pena, y una más que recomendable visión para una noche como ésta.

Y PARA COMPLETAR UNA SESIÓN DOBLE LE PODÉIS AÑADIR: Bueno, siendo el día que es hoy, y ya que estamos con Carpenter, la recomendación evidente sería La noche de Halloween, claro. No hace falta que os cuente nada de ella, ¿no? Seguro que sabéis de qué va. ¡Ha tenido seis secuelas y un remake! (Además, ya me he cansado de escribir)

En fín, os dejo ya, que tengo que preparar mi disfraz para ir a pedir caramelos. De todas formas, no os dejéis llevar por las modas. Si os apetece pasar Halloween viendo comedias románticas y sin sobresaltos, ¡qué demonios! ¡Hacedlo! Lo importante es pasarlo bien. ¡Feliz Halloween!