jueves, marzo 10, 2005

Mulholland Drive para torpes, parte II: El principio (que está al final)


Seguimos explicando Mulholland Drive. Cronológicamente, la historia es la que sigue:
Diane Selwyn (Naomi Watts) es una joven que gana un concurso y llega a Hollywood para ser actriz. Se presenta a un casting para un papel importante, pero el director prefiere darle el papel a otra actriz desconocida, Camilla Rhodes (Laura Elena Harring). Aunque la pérdida del papel le resulta dolorosa, Diane lo supera con facilidad porque se enamora de Camilla, de la que se convierte en amante. Camilla va triunfando como actriz y le da a Diane pequeños papeles en sus películas, pero ella ya no tiene nunca más la gran oportunidad, sacrificando su posible carrera por estar con su amante. (De todo esto nos enteramos hacia el final, lo cuenta Diane en la fiesta de compromiso de Camilla)
Cuando se hace evidente que Camilla está liada con Adam (Justin Theroux), un director de éxito, Diane estalla de celos. Su relación se rompe. Diane se deprime, incluso se cambia de casa tratando de olvidar, pero está dispuesta a perdonar y, cuando Camilla vuelve a llamarla, acude a una fiesta en su casa. Pero la fiesta resulta ser la de su compromiso con Adam. La noticia le sienta fatal, pero lo que peor le sienta es darse cuenta de que Camilla tiene otra amante, una chica más joven y guapa. En ese momento los celos la enloquecen. No sólo se siente doblemente abandonada, sino que siente cómo su ex amante se ha esforzado en herirla (aunque esto puede no haber ocurrido así, no olvidemos que todo está visto desde la perspectiva de Diane). Por ello contrata a un asesino para que mate a Camilla. Lo hace en Winkie´s, en una mesa, y acuerdan una clave para expresar que el trabajo está hecho, relativa a que el asesino le dejará a Diane en su casa una llave azul...
Cuando Diane recibe la llave, sabe que el trabajo está hecho, y se arrepiente. Sabe que no puede dar marcha atrás, pero todavía echa de menos a su amante. Se vuelve paranoica, unos policías quieren interrogarla y ella pretende evitarlos encerrándose en casa. Tiene fantasías de Camilla viva volviendo a ella, se masturba pensando en ella, pero llorando, porque sabe que es imposible. De repente, se enfrenta a lo que ha hecho y se desespera.
En la película, Lynch sitúa todo esto prácticamente al final, y casi todo lo recuerda Diane en un flashback.

Pasar a la parte III

2 comentarios:

Fio Q dijo...

Si necesita explicación, no es buena. Bye.

Anónimo dijo...

Si necesita explicación es que no la entiendes. Bye